Boletín

INVESTIGACIÓN COMPUTACIÓN

IBM y el CSIC se alían para desarrollar la computación cuántica

Desde hoy, los investigadores del CSIC tendrán acceso a la red de computación cuántica de IBM, una iniciativa que ayudará a la empresa a desarrollar esta tecnología y a los científicos a explorar las posibles aplicaciones del sistema cuántico desde todos los campos posibles.,Esta colaboración conjunta se hará en una plataforma de trabajo ("hub") que ha sido presentada este jueves por la presidenta del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), Rosa Menéndez, l

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:44

Desde hoy, los investigadores del CSIC tendrán acceso a la red de computación cuántica de IBM, una iniciativa que ayudará a la empresa a desarrollar esta tecnología y a los científicos a explorar las posibles aplicaciones del sistema cuántico desde todos los campos posibles.

Esta colaboración conjunta se hará en una plataforma de trabajo ("hub") que ha sido presentada este jueves por la presidenta del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), Rosa Menéndez, la presidenta de IBM España, Portugal, Grecia e Israel, Marta Martínez, y el director de IBM Research, Darío Gil.

En esta plataforma, IBM aporta la tecnología de computación cuántica y el CSIC a los científicos expertos en física cuántica que serán los encargados de investigar y avanzar en esta nueva tecnología, aún en desarrollo.

La computación cuántica es un sistema informático que se espera que en el futuro sea capaz de hacer ordenadores mil veces más rápidos y potentes que los actuales supercomputadores de alta gama.

A diferencia de las computadoras clásicas, los ordenadores cuánticos utilizan un sistema de cúbits que almacenan información en las dos cifras del código binario, 1 y 0, mientras que las máquinas clásicas utilizan bits y deben elegir entre almacenar datos en una de las dos cifras, 1 ó 0.

Con este protocolo nuevo, conocido como superposición, las maquinas cuánticas pueden resolver con rapidez problemas de gran complejidad y procesar inmensas cantidades de datos.

En el futuro, la computación cuántico resolverá problemas específicos muy complejos de una forma mucho más rápida y eficiente que un ordenador clásico en sectores como la medicina o la gestión de riesgos financieros pero, sobre todo, "será esencial para hacer cálculos de la naturaleza (procesos químicos, físicos...), y eso tendrá un impacto directo en el diseño y cálculo de los materiales", ha destacado Darío Gil.

El responsable de IBM Research se ha mostrado convencido de que para 2030 esta tecnología tendrá "unas implicaciones enormes" en la sociedad aunque no llegará a reemplazar a la computación cuántica: "el futuro será de los bits, las neuronas y los cúbits. La integración de esas tres áreas es el gran reto de la próxima década", ha augurado.

Por su parte, la responsable del CSIC ha valorado el carácter "transversal" de esta plataforma que inicialmente será utilizada por los investigadores de este organismo público y por los científicos de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), y a la que se podrán sumar las instituciones y empresas españolas interesadas.

Además, esta colaboración "también ayudará a crear el talento y el conocimiento necesarios para que las generaciones de hoy y mañana puedan trabajar en nuevos empleos y profesiones que hoy en día aún no imaginamos", ha subrayado Rosa Menéndez.

"Los sistemas IBM Q están diseñados para que algún día se puedan abordar problemas que actualmente son demasiado complejos o tienen una naturaleza exponencial que los hace imposibles de resolver para los sistemas clásicos. Aquellos que empiecen ha investigar hoy obtendrán una ventaja", ha destacado Marta Martínez.

Esta plataforma es la primera que crea IBM en España y la primera que firma con una red de investigación como el CSIC. En el resto del mundo, la compañía tecnológica tiene 64 acuerdos de colaboración conjunta, principalmente universidades, startups y empresas.

Lo más