• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

INVESTIGACIÓN SOL

Estudian el magnetismo del sol con telescopios lanzados en cohetes

Un grupo de investigadores internacionales, entre los que se encuentra Javier Trujillo, del Instituto de Astrofísica de Canarias, estudia el magnetismo del sol mediante telescopios lanzados al espacio con cohetes suborbitales de la NASA. ,Una nota del IAC indica que este grupo de investigadores de Estados Unidos, Japón y Europa realizaron hace cuatro años el primer experimento espacial suborbital llamado CLASP-1, motivado por investigaciones teóricas realiz

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:20

Un grupo de investigadores internacionales, entre los que se encuentra Javier Trujillo, del Instituto de Astrofísica de Canarias, estudia el magnetismo del sol mediante telescopios lanzados al espacio con cohetes suborbitales de la NASA.

Una nota del IAC indica que este grupo de investigadores de Estados Unidos, Japón y Europa realizaron hace cuatro años el primer experimento espacial suborbital llamado CLASP-1, motivado por investigaciones teóricas realizadas en el IAC por Javier Trujillo Bueno y su grupo de investigación.

Tras el éxito de dicha misión, el pasado 11 de abril la NASA ha lanzado CLASP-2 desde su base cerca de Las Cruces (EEUU).

Según el IAC, CLASP-2 ha permitido detectar por primera vez la polarización producida por varios mecanismos físicos en la radiación ultravioleta más intensa emitida por los átomos del magnesio ionizado de la atmósfera solar.

La modelización de tales observaciones pioneras ayudará a descifrar los complejos campos magnéticos de la cromosfera del Sol.

Si el Sol no tuviese campos magnéticos estaríamos investigando otros problemas de la Astrofísica, asegura Javier Trujillo Bueno, profesor de Investigación del CSIC en el IAC y uno de los cuatro investigadores principales de CLASP-1 y CLASP-2.

Pero el Sol tiene campos magnéticos y lograr descifrar su intensidad y geometría en las regiones externas de la atmósfera solar (cromosfera, región de transición y corona) constituye uno de los problemas clave de la astrofísica, añade el especialista.

Entre otras razones porque los campos magnéticos son la causa de los fenómenos explosivos que ocurren en dichas regiones de la atmósfera solar y, según el experto, las eyecciones de plasma magnetizado que surgen de tales eventos pueden perturbar seriamente la magnetosfera terrestre y puede tener efecto en el mundo digital y vía satélite.

Trujillo destaca en la nota que el Sol representa un laboratorio de física único en el cosmos y dada su relativa cercanía, se puede estudiar con suficiente detalle una multitud de fenómenos y mecanismos físicos que operan también en otros plasmas astrofísicos que se encuentran demasiado alejados de la Tierra.

El IAC explica que los campos magnéticos de las estructuras del plasma en las regiones externas de la atmósfera solar son muy elusivos, pues no dejan huella alguna en la intensidad de la radiación emitida por los átomos pero sí firman su presencia en la polarización de dicha radiación electromagnética, una propiedad relacionada con la orientación de la vibración del campo electro-magnético de la onda.

En esas regiones externas de la cromosfera solar, la temperatura del plasma es muy elevada, por lo que emite fundamentalmente radiación ultravioleta y dado que la atmósfera terrestre absorbe tales rayos ultravioleta, hay que ir a observarlos a alturas por encima de 100 kilómetros desde la superficie terrestre.

Esto solo puede lograrse con instrumentos como CLASP, compuesto por un telescopio y un espectro-polarímetro, lanzados al espacio mediante cohetes sonda, o a bordo de telescopios espaciales.

Lo más