¿Por qué los perros no deben comer chocolate?

Este alimento tan popular entre las personas supone un riesgo para la salud de estos animales

ctv-jg1-thumb2-puppy-4k-chocolate-retriever-small-labrador-canine
Javier Martínez
@jmartinezrei

Redactor de COPE.es 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 31 oct 2019

El chocolate es uno de los alimentos preferidos por las personas por su sabor y sus propiedades. Pero los perros, unos de los animales que más acompañan al ser humano en su día a día, que sirven de amigos y defensores de tanta gente, no pueden disfrutar de este manjar tan exquisito sin exponerse a una serie de riesgos para su salud

¿Por qué los perros no deben comer chocolate? Los perros y los humanos tenemos gustos similares. A ellos también les encantan los dulces y, si no tenemos cuidado, no tienen problemas en pegarse un atracón. Pero, al contrario que nosotros, los perros pueden tener serios problemas si comen chocolate: puede envenenarlos y, en el peor de los casos, resultar letal.

Este peligro proviene de unos alcaloides de las semillas de cacao llamados xantinas, en concreto la teobromina, cuyo porcentaje en las semillas de cacao puede llegar al 3%.

ctv-pr9-chocolate-183543 1920

Estos componentes, combinado con las pequeñas dosis de cafeína que también contiene el cacao, puede inducir una leve euforia en los seres humanos, pero en los perros su consumo es mucho más perjudicial, ya que estos animales tardan nueve veces más en metabolizar la teobromina que los humanos, lo que sumado a su (habitualmente inferior) peso corporal, multiplica el riesgo. El peligro que supone el chocolate para los perros depende sobre todo de la cantidad de chocolate consumida y del tamaño y peso del animal.

En pequeñas dosis, el chocolate puede provocar vómitos y diarrea a los perros. Pero si el animal se pega un atracón de chocolate, los efectos pueden ser devastadores. El consumo de chocolate puede multiplicar el ritmo cardiaco de los perros, llegando incluso a provocarles un infarto. Para que nos hagamos una idea, el efecto es similar al de una persona que se bebiera tres litros de café.

Si se produce una sobredosis de teobromina, el tratamiento habitual es hacer vomitar al perro antes de que hayan pasado dos horas desde su consumo. Si, después de comer chocolate, el animal da muestras de hiperactividad, has de llevarlo inmediatamente al veterinario.

Etiquetas

En directo2

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Escuchar