¿Vivirá Makoke el mismo 'infierno' que Marian Flores?

Europa Press

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 08:02

MADRID, 30 (CHANCE)

Desde que la relación de Kiko Matamoros y Makoke saltó por los aires, las comparaciones con la separación de Marian Flores han sido inevitables. A pesar de las buenas formas que mantuvieron inicialmente, lo cierto es que la historia de Kiko y Makoke se encuentra ahora en una posición muy complicada.

A la lluvia de reproches, se suman los ataques que ambos se han realizado en el plató de Sálvame. Las confesiones de Makoke en el pasado Sábado Deluxe dolieron tanto a Kiko que decidió descargar toda su rabia en una exclusiva con Diez Minutos.

Matamoros no dudó en hablar abiertamente de su infidelidad y de lo mucho que había desconfiado de su pareja después de su crisis de 2009, año en el que Makoke supuestamente mantuvo un corto romance extramatrimonial en Ibiza.

Además, el colaborador de Sálvame sacó toda su furia contra Javier Tudela al considerarlo un aprovechado: "Un señor que ha metido a su novia en mi casa. En MI casa, que no es la suya. Un señor que ha vivido dos años con su novia mantenida por mí, en mi casa. Un señor que ha metido un gato en mi casa contra mi voluntad, diciendo que se lo llevaba a casa de la novia al otro día, y el gato sigue allí no sé cuántos años ya. Y un perro exactamente igual. Eso sí que es una falta de respeto".

KIKO MATAMOROS: "ME DA MIEDO VOLVER A PASAR POR LO QUE HE PASADO"

Toda esta situación ha provocado que la relación de Kiko sea, a día de hoy, de lo más fría con su hija Ana. Él mismo confesaba en el plató de Telecinco que había escrito a su hija y esta no le había contestado: "Me da miedo volver a pasar por lo que he pasado, desgraciadamente sé las consecuencias pero...".

Un miedo que podría volver a vivir dos décadas después de su traumática separación de Marian Flores. La hermana de Mar Flores ya narró su calvario en el año 2000 cuando entró por teléfono al programa Quédate conmigo. En este confesó que "aproximadamente un mes o 20 días antes de que naciera mi cuarta hija (Irene) (Kiko) conoció a una persona y se marchó de casa", una situación que no provocó un sinfín de problemas entre ambos.

A la relación nula de Kiko con sus hijos mayores -excepto con Laura- se suman ahora los problemas que tiene con Ana, una historia que se remite veinte años después.

Lo más