COPE

Newsletters
Registrarme

INCENDIOS FORESTALES

Un vecino del Moncayo: Todo es desolación donde antes había vida y verdor

Víctor Peralta, vecino de Añón de Moncayo, fue uno de los primeros en actuar el pasado 13 de agosto cuando en su localidad, a las faldas del Parque Natural del Moncayo, se originó un incendio que ha provocado un sentimiento desolador y de mucha tristeza al haber arrasado con más de 6.000 hectáreas.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 16:36

Víctor Peralta, vecino de Añón de Moncayo, fue uno de los primeros en actuar el pasado 13 de agosto cuando en su localidad, a las faldas del Parque Natural del Moncayo, se originó un incendio que ha provocado un sentimiento desolador y de mucha tristeza al haber arrasado con más de 6.000 hectáreas.

Después de varios días de tensión, miedo e incertidumbre, la evolución favorable de las llamas, que parecían descontroladas por la dirección del viento, ha permitido a gran parte de los vecinos de las distintas localidades evacuadas regresar a sus casas y contemplar las consecuencias de las llamas.

Pregunta: Fue uno de los primeros vecinos que alertó del fuego ¿Cómo reaccionó al ver las llamas?

Respuesta: Eran sobre las 15:10 aproximadamente cuando se originó el fuego. Cuando yo vi que salía humo, avisé al 112 y a los Agentes de Protección de la Naturaleza. La siguiente reacción que tuve, fue llegar a casa, ponerme ropa adecuada, coger herramientas y bajar a ayudar. Llevé una motobomba, palas, azadas todo lo que vi y pude.

P: ¿Ya había algún vecino en el lugar de los hechos?

R: Sí. Cuando regresé a ese lugar había más vecinos intentando sofocar las llamas. Como no conseguíamos apagarlo, decidí subir a meter agua a unos campos por los que subían las llamas al monte y allí sí lo conseguimos. Pero las llamas subían por otro lado de las casas. Cogimos el coche y subimos al pueblo. La gente ya estaba con muchísimo estrés y muchos ataques de ansiedad al ver cómo venían las llamas hacia nuestras casas. Decidimos ponernos con mangueras de los bomberos y con las mangueras de nuestras casas para intentar refrescar las zonas. Como el fuego había cogido muchísima fuerza, tuvieron que intervenir los helicópteros y verter una mayor cantidad de agua.

P: Una vez que esto ya se estaba haciendo, ¿cuáles fueron los siguientes pasos en su actuación?

R: Me subí a controlar que el agua entrara en el depósito porque había varios camiones cargando del hidrante. Metí el agua del río para el depósito municipal para que no se quedara tampoco sin agua y volví al pueblo a ayudar a desalojar a varios vecinos que llevaban animales y a personas mayores que no podían salir por su propio pie de sus casas. Una vez evacuado todo el mundo, volví al pueblo.

P: ¿Pudo acceder? ¿Qué se encontró? Al final, las llamas avanzaban muy rápido.

R: Sí, porque iba a ayudar. Nos quedamos una cuadrilla de entre 10 y 18 personas ayudando a los bomberos a sofocar y apagar todas las zonas de alrededor del núcleo urbano, que era lo que más nos preocupaba. Lo hicimos durante toda la tarde y noche con mucho sufrimiento, fuerza y cabeza para continuar y pensar por dónde atacar.

P: Y lo lograron.

R: Gracias a los voluntarios del pueblo y a un camión de bomberos que nos acompañó en todo momento, conseguimos sofocar las llamas al final por la mañana. Sería las 6:30 o 7:00 del domingo. Conseguimos dejar todo el perímetro del pueblo controlado y apagado, pero tampoco decía nada porque había pequeños focos que se reactivaban. Había que estar muy atentos. Por eso, desde el domingo, se realizaron grupos de dos o tres personas para vigilar hasta este martes por la mañana.

P: ¿De quién se acuerda en estos momentos?

R: De todos los equipos terrestres, aéreos, bomberos, voluntarios, ayuntamientos, asociaciones, Cruz Roja, Protección Civil, Guardia Civil Les agradezco todo el esfuerzo y trabajo. A algunos a penas se les ha visto, pero sin ellos muchas cosas no se podrían haber hecho ni conseguido. Por supuesto, también de los vecinos. Su respuesta desde el minuto uno fue total.

P: ¿Hubo miedo?

R: Lo hubo, pero siempre podía más la impotencia y la necesidad de que las llamas no llegaran al núcleo urbano y arrasaran con nuestras casas.

P: ¿Qué sensación se le ha quedado después de todo?

R: Es desoladora sobre todo, de mucha tristeza. Antes era todo verde y tenía mucha vida. Ahora, gran parte está calcinada.

P: ¿Cómo ha sido el regreso de los vecinos?

R: Muy emocionante. La gente está encantada. Incluso en la televisión salió una mujer diciendo que ni en diez años se podría agradecer todo lo que han hecho los voluntarios.

P: ¿Ya hay alguna propuesta para devolver la vida a las zonas calcinadas?

R: Sí, se ha abierto desde el club de actividades deportivas un enlace para aportar dinero. De ahí, cuando todo esté más calmado y siguiendo los protocolos que marque la Diputación Provincial de Zaragoza, se irá actuando. Hay que tener en cuenta que el 90% de lo afectado corresponde a fincas particulares, cuyo proceso es más dificultoso.

Escucha en directo COPE, la radio de los comunicadores mejor valorados. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de COPE para iOS (iPhone) y Android.

Y recuerda, en COPE encontrarás el mejor análisis sobre la actualidad, las claves de nuestros comunicadores para entender todo lo que te rodea, las mejores historias, el entretenimiento y, sobre todo, aquellos sonidos que no puedes encontrar en ningún otro lado.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar