EXCLUSIÓN SOCIAL

La universidad refleja la exclusión del 18 % de la población española

Jóvenes que de un mes a otro ya no pueden pagar la matrícula o hijos de inmigrantes que no llegan a la universidad, son el reflejo de la exclusión social instalada en el 18 % de la población, seguida de cerca por otros 6 millones que "se mueven en el filo" y podrían caer ante una nueva crisis.,Durante la presentación a la sociedad del último Informe sobre Exclusión y Desarrollo Social en España, de la Fundación Foessa y Cáritas, el nuevo rector de la Universidad Complutens

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:44

Jóvenes que de un mes a otro ya no pueden pagar la matrícula o hijos de inmigrantes que no llegan a la universidad, son el reflejo de la exclusión social instalada en el 18 % de la población, seguida de cerca por otros 6 millones que "se mueven en el filo" y podrían caer ante una nueva crisis.

Durante la presentación a la sociedad del último Informe sobre Exclusión y Desarrollo Social en España, de la Fundación Foessa y Cáritas, el nuevo rector de la Universidad Complutense de Madrid, Joaquín Goyache, ha reclamado "replantear la política de precios e inversiones en la universidad".

"En países cercanos a España los precios públicos son casi gratuitos o simbólicos y son países con un desarrollo en investigación y en educación superior tremendo", ha explicado el rector de una de las mayores universidades públicas, tras constatar que muchos jóvenes no llegan a la universidad por los precios de las tasas y reconocer que esta institución no tiene capacidad de solucionarlo.

Según el rector, "no se percibe una mejoría de la sociedad tan clara y quizá las universidades son un reflejo de ese enquistamiento y estancamiento" de la exclusión social que describe el informe Foessa.

"Hay muchas familias que son incapaces de pagar los precios públicos y jóvenes que no pueden acceder a una vida normal y que ven frustrado muchas veces su deseo de acabar su formación en la universidad pública" por los precios, ha explicado.

También la vicerrectora de la Universidad Pontificia Comillas, Ana Soler, ha coincidido en la existencia de una "cierta brecha de un sector de la población que ni se plantea llegar a la universidad y que la formación superior pasa a un segundo plano".

En este foro, la secretaria general de Cáritas, Natalia Peiró, ha alertado de que "las cifras de la pobreza hereditaria no paran de crecer; hoy más que ayer la familia en la que naces te marca tus posibilidades".

Además, ha destacado que crece la desconfianza en la clase política de las personas en situación de exclusión social y por tanto van menos a votar, por lo que su voz queda cada vez peor representada.

Por su parte "la clase media se ve como los grandes perdedores y tiene cierta sensación de miedo y de pérdida de estatus", señala la responsable de Cáritas, que ha indicado que el informe detecta cierta "fatiga de la compasión" y muestra que más del 50 por ciento ayudaría menos que hace 10 años.

Según el análisis de esta fundación vinculada a Cáritas, 8,5 millones de personas, el 18,4 % de la población, se encuentra en exclusión, lo que supone 1,2 millones más que en 2007; el 80 % son españoles y el 20 % inmigrantes.

Para 4,1 millones, esa exclusión es severa; dentro de ellos se encuentran los "expulsados" de la sociedad, que hoy son 1,8 millones de ciudadanos, el triple que los 600.000 que lo estaban antes de la crisis.

Lo más