Una revisión de estudios concluye que los niños que duermen mal tienen un desarrollo más lento

Una revisión de estudios concluye que los niños que duermen mal tienen un desarrollo más lento

Europa Press

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:20

Un revisión de estudios llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Columbia Británica (Canadá) ha evidenciado que los niños que no duermen lo suficiente de manera constante tienen más probabilidades de tener problemas en la escuela y desarrollarse más lentamente que sus compañeros que duermen lo suficiente.

En concreto, la Academia Americana de Medicina del Sueño recomienda las siguientes cantidades de sueño, según el grupo de edad: entre los 4 a 12 meses, 12 a 16 horas; de 1 a 2 años, 11 a 14 horas; de 3 a 5 años, 10 a 13 horas; de 6 a 12 años, 9 a 12 horas; y de 13 a 18 años, 8 a 10 horas.

Para llevar a cabo el nuevo trabajo, se han analizado 44 estudios de 16 países y se prestó especial atención a los bebés y niños pequeños (de cuatro meses a dos años), niños en edad preescolar (de tres a cinco años), niños en edad escolar (de seis a doce años) y adolescentes (de 13 a 18 años). Estos estudios involucraron a cerca de 300.000 niños en América del Norte, Europa y Asia.

Los expertos encontraron ciertas prácticas de higiene del sueño para los niños más pequeños y en edad escolar: horas regulares para ir a la cama, leer antes de acostarse, tener un dormitorio tranquilo y autocalmante, donde les da la oportunidad de ir a dormir y vuelvan a dormir solos si se despiertan en medio de la noche.

En este sentido, la revisión encontró artículos que mostraban que los adolescentes cuyos padres establecían pautas estrictas sobre su sueño dormían mejor que los niños cuyos padres no establecían ninguna guía. Además, en diferentes trabajos se demostraba que cuanto más expuestos estaban los niños a los medios electrónicos a la hora de acostarse, menos dormían.

"Un gran problema con los niños en edad escolar es que les puede llevar mucho tiempo conciliar el sueño, por lo que evitar actividades como jugar videojuegos o ver películas emocionantes antes de ir a dormir es importante. De hecho, muchos de los estudios también destacaron la importancia de las rutinas en general y, en concreto, un estudio en Nueva Zelanda mostró que la hora de la cena familiar era fundamental para ayudar a los adolescentes a dormir", han explicado los investigadores.

Del mismo modo, la información proporcionada por estudios chinos y un estudio coreano vinculó la corta duración del sueño de los niños y adolescentes en edad escolar con los largos tiempos de viaje entre el hogar y el colegio, así como con una gran cantidad de tareas por la noche.Finalmente, los expertos no encontraron mucha evidencia que relacionara el uso de cafeína antes de acostarse con un mal sueño, si bien sí se observó que la ingesta total durante el día importaba.

Lo más