COPE

TEMPORAL FILOMENA (Crónica)

Trabajadores al pie del cañón tras el paso de Filomena

Filomena ha dejado en casa a muchos trabajadores, pero otros han estado al pie de cañón aunque hayan tenido que recorrer kilómetros a pie con nieve hasta las rodillas, hacer autostop o recurrir a los 4x4 solidarios para llegar a su puesto. Hay quien no ha dudado en quedarse a dormir en su centro de trabajo.,Conductores de metro, quitanieves, enfermeros, limpiadores, trabajadores sociales y camareros son algunos de estos trabajadores a los que el tempora

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 18:08

Blanca Valdés Mañas

Filomena ha dejado en casa a muchos trabajadores, pero otros han estado al pie de cañón aunque hayan tenido que recorrer kilómetros a pie con nieve hasta las rodillas, hacer autostop o recurrir a los 4x4 solidarios para llegar a su puesto. Hay quien no ha dudado en quedarse a dormir en su centro de trabajo.

Conductores de metro, quitanieves, enfermeros, limpiadores, trabajadores sociales y camareros son algunos de estos trabajadores a los que el temporal de nieve no solo no les ha dejado en sus casas, sino que incluso les ha aumentado su habitual carga de trabajo.

LOS SANITARIOS, COMPROMETIDOS UNA VEZ MÁS

A pesar de que Filomena llegó con fuerza durante todo el fin de semana, los pacientes ingresados en domicilios, residencias y casas seguían necesitando cuidados, por lo que los sanitarios no dudaron ni un segundo en atravesar medio metro de nieve para llegar al trabajo.

Teresa y Beatriz, enfermeras de ingresos a domicilio del madrileño hospital Gregorio Marañón pudieron llegar en metro a algunas casas, pero a otras no. El sábado caminaron durante 10 kilómetros entre la nieve, emapapadas de agua y con una mochila a la espalda con material médico que pesa 10 kilos.

En el trayecto, varias personas agradecieron su labor y no dudaron en cargar con la mochila un rato para que ambas pudiesen descansar, como relatan a Efe estas enfermeras.

María realiza labores de limpieza de un hospital madrileño y ha triplicado el turno en estos días de temporal. Lo mismo que han hecho sus compañeras. Finalmente, pudo regresar el lunes a casa a descansar gracias al todoterreno de un amigo que fue a recogerla.

Pero tendrá que volver a incorporarse en unas horas. "Todavía no sé cómo voy a ir, porque vivo en un pueblo y el quitanieves no ha pasado, estamos incomunicados. Tengo el teléfono de un chico que voluntariamente se ofrece a llevarnos en 4x4, pero veré si puedo ir de otra forma para que pueda ayudar a alguien que esté en una situación peor que la mía", dice.

"Lo que tengo claro es que voy a llegar sí o sí", enfatiza María antes de gradecer especialmente a tres de sus compañeras que la noche del viernes salieran a las 4:00 de la madrugada y llegaran a las 12:00 de la mañana haciendo autostop para poder unirse a ellas.

En cambio Paloma, trabajadora social, lo tuvo difícil a la hora de llegar a su puesto situado a las afueras de Madrid, ya que, pese a ser una profesión en la que atienden emergencias, no están considerados como "trabajadores sanitarios", por lo que la Guardia Civil les dijo que no podía trasladarles.

"De puro milagro pasó un 4x4 y nos subió", explica a Efe, y aunque aviso al conductor de que ni ella ni su compañera eran personal sanitario, este les dijo que tenía que hacer ese recorrido y las llevó a su destino.

Paloma necesitaba hacer el relevo a sus compañeros, que no habían podido descansar porque los trabajadores sociales no cuentan con lugares habilitados para ello en el hospital donde realizan su labor.

SIN RELEVO EN EL METRO, EL ÚNICO TRANSPORTE ABIERTO

El Metro ha sido el único medio de transporte que no ha parado sus servicios. Durante tres días ha estado abierto 24 horas diarias, algo que solo había ocurrido una vez en la historia del suburbano, en el World Pride de 2017.

Jorge Escolar, jefe de las líneas 6 y 11 del Metro de Madrid, relata a Efe que los empleados que no pudieron regresar a sus casas estuvieron haciendo los turnos de aquellos que no podían ir a trabajar.

Muchos se ofrecieron voluntarios y, entre todos, pudieron sacar el trabajo adelante, aunque con servicios mínimos. Para poder descansar, la empresa proporcionó un hotel a todos aquellos que no tenían a dónde ir.

La cuenta oficial de Twitter del suburbano ha comunicado que esta noche seguirán realizando el servicio de 24 horas.

QUITANDO NIEVE SIN DESCANSO

José Antonio Hernansanz, conductor de quitanieves del Plan de Vialidad Invernal de la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid, atiende a Efe en plena jornada, en el kilómetro 26 de la carretera M-607.

"Vamos despejando el lateral. Una fresadora va delante y yo voy detrás con la lámina apartando y echando sal para derretir un poco" la nieve. Los laterales de las carreteras "son las que más pueden hacer peligrar derrapes inesperados", señala.

En estos días el conductor ha hecho entre 500 y 600 kilómetros y, aunque ha asegurado que el cansancio es más mental que físico, no va a parar hasta que todo esté perfecto.

Su vehículo llevan un depósito con en torno a 6 u 8 metros cúbicos de sal y un dispensador que la va echando sal una ruleta que gira. Aunque no es consciente de la cantidad que lleva echada, las cifras globales que ofrece la Consejería de Transportes son estas: desde el 6 de enero 2.800 toneladas de sal y casi 120.000 litros de salmuera.

LA HOSTELERÍA, UN SECTOIR DOBLEMENTE CASTIGADO

La hostelería ha sido el sector más castigado este último año debido a la covid-19, por lo que algunos pequeños empresarios como Ángel no podían permitirse el lujo de permanecer más días cerrados.

Ángel ha estado durmiendo desde el viernes en una de las mesas de su bar acompañado tan solo de un cojín. El temporal le impidió regresar a su domicilio, en Alcorcón. Tras comunicarle unos compañeros de un local cercano el estado de la carretera, decidió quedarse y así poder prestar servicio al día siguiente.

"El sábado fue el día que más trabajé, fue una barbaridad, hay un parque enfrente y todo el mundo salió a la calle", ha relatado a Efe el dueño. En lo que sí tuvo suerte Ángel es que pocos días antes de la llegada de Filomena los proveedores habían abastecido la cafetería, por lo que pudo servir comidas y cenas a sus clientes sin ningún problema.

Además, a diferencia de los supermercados, el pan "no le ha faltado nunca", ya que a primera hora de la mañana iba a una panadería que lo hacía al momento, por lo que algunos vecinos se acercaban para pedirle alguna barra.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar