CÁNCER TRATAMIENTO

La terapia CART alarga la vida un año a la mitad de pacientes con leucemia

La mitad de los pacientes con leucemia linfoaguda, linfoma o mieloma múltiple han conseguido al menos un año de supervivencia tras recibir terapia CART, una inmunoterapia que modifica genéticamente los linfocitos T, células del sistema inmunológico del paciente para combatir la actividad tumoral.,Así lo indican los últimos ensayos clínicos realizados con esta terapia, tal y como han asegurado Álvaro Urbano Ispizua, coordinador del Grupo Español CAR y director del Instituto

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 17:03

La mitad de los pacientes con leucemia linfoaguda, linfoma o mieloma múltiple han conseguido al menos un año de supervivencia tras recibir terapia CART, una inmunoterapia que modifica genéticamente los linfocitos T, células del sistema inmunológico del paciente para combatir la actividad tumoral.

Así lo indican los últimos ensayos clínicos realizados con esta terapia, tal y como han asegurado Álvaro Urbano Ispizua, coordinador del Grupo Español CAR y director del Instituto de Hematología y Oncología del Hospital Clínic de Barcelona, y Jesús María Hernández Rivas, del Hospital Clínico de Salamanca.

Urbano y Hernández han comparecido en rueda de prensa para informar sobre el uso clínico de estas células, que suponen uno de los mayores avances de las últimas décadas en el tratamiento del cáncer de la sangre y que serán el tema estrella del Simposio Internacional de Avances en esta terapia, organizado por la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (Sehh) y el Grupo Español CAR.

Esta terapia ofrece perspectivas de supervivencia prolongada, e incluso la curación, en pacientes cuyo pronóstico era, hasta ahora, de sólo unos meses e incluso semanas de vida.

No obstante hay otro 50 % de los tratados con esta terapia que no responden al tratamiento o la enfermedad ha vuelto a aparecer, y también hay un 30 % que en el transcurso del tratamiento han tenido que ser atendidos en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Estos son los primeros resultados de los ensayos clínicos con esta terapia génica innovadora, que modifica genéticamente los linfocitos T, que son los se conservan más tiempo del paciente para que expresen receptores que se unan a las células tumorales, proliferen y las destruyan.

"Esto es una revolución", según Hernández, quien ha comparado los resultados y efectos de esta terapia con los que se consiguieron cuando se empezó a hacer trasplantes.

Con esta terapia se consigue frenar dos limitaciones que tiene el sistema inmunológico, ya que al modificar los linfocitos T se les hace más potentes, pero también más específicos para combatir la actividad tumoral.

Las CAR (linfocitos T modificados genéticamente) pueden ser académicas o estar desarrolladas por la industria farmacéutica.

Las segundas han aparecido como una alternativa para hematólogos y pacientes para incrementar el arsenal terapéutico pero también para compensar los precios de las terapias realizadas por las compañías farmacéuticas.

Los hematólogos han pedido que la terapia sea accesible y aplicada con la máxima seguridad clínica, y con respecto al precio han considerado necesario alcanzar acuerdos y aplicar nuevos modelos de financiación, como el riesgo compartido y un techo de gasto.

España está siendo un referente europeo en el desarrollo de CARs académicos para su posterior introducción en el Sistema nacional de Salud, según ambos expertos, que han destacado la actividad pionera del proyecto ARI, que se está realizando en el Hospital Clínic de Barcelona. Se ha administrado un CART académico a 28 pacientes con LAL o linfoma, con excelentes resultados.

Este proyecto se abrirá en el próximo año a otros once hospitales españoles, con el respaldo y la financiación específica del Ministerio de Sanidad a través del Instituto de Salud Carlos III .

Estados Unidos y China lideran este tipo de tratamientos, en Europa se ha desarrollado poco. La Agencia Europea del Medicamento ha aprobado recientemente las dos primeras terapias celulares CART para cánceres hematológicos.

La primera de ellas ha sido para el tratamiento de segunda línea de la leucemia aguda linfoblástica (LAL) de células B en pacientes pediátricos y adultos jóvenes con enfermedad refractaria o en recaída, y también en adultos con linfoma difuso de células grandes B tras dos líneas de terapia sistémica.

La segunda ha sido para el tratamiento en segunda línea del linfoma difuso de células grandes B y del linfoma mediastínico primario de células B.

La Agencia Española del Medicamento los aprobará probablemente antes de 2020, según las estimaciones de estos expertos.

Lo más