COPE

El sueldo medio de un trabajador con discapacidad en 2018 era un 11,3% inferior al de una persona sin ella, según el INE

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:12

El salario medio anual de un trabajador por cuenta ajena con discapacidad fue en 2018 de algo más de 19.942 euros, un 1,1% superior al del año anterior. Sin embargo, esta cifra supone una diferencia de un 11,3% en relación al sueldo medio anual de un trabajador que no sufre discapacidad.

Así lo asegura un estudio sobre esta materia hecho público este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En concreto, este informe señala que la diferencia de salario entre ambos colectivos es, en términos generales, de un 17,3% y la reducción de seis puntos se debe a las variables laborales y personales, como el tipo de contrato, de jornada y ocupación, así como las deducciones fiscales y las cotizaciones a la Seguridad Social a cargo del trabajado.

En cuanto al salario medio bruto mensual, que excluye pagos extraordinarios, este fue de 1.515,4 euros por trabajador con discapacidad, un 16,6% inferior al caso sin discapacidad.

Desde el INE indican que, una vez deducidas las cotizaciones a la Seguridad Social a cargo del trabajador y las retenciones del impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) se obtiene el salario neto mensual, que fue de 1.273,8 euros para el caso de trabajadores con discapacidad, un 11,3% inferior al de las personas sin discapacidad.

BAJA PARTICIPACIÓN EN EL MERCADO LABORAL

En términos absolutos, explica, las diferencias fueron de 302,4 euros en el salario bruto y de 161,7 euros en el neto.

El estudio, recogido por Europa Press, destaca que en términos globales y desde el punto de vista laboral, el aspecto más significativo para el colectivo de las personas con discapacidad legalmente reconocida es su baja participación en el mercado de trabajo.

Así, en el año 2018 presentaron una tasa de actividad del 34,5%, lo que supone 43,1 puntos menos que la de la población sin discapacidad. La tasa de ocupación fue del 25,8%, menos de la mitad que en el caso de las personas sin discapacidad; mientras que la tasa de paro fue del 25,2%, superior en más de 10 puntos a la de la población sin discapacidad.

De entre los que logran acceder al mercado laboral, el INE señala que el mayor porcentaje de trabajadores con discapacidad se concentró "en torno a salarios bajos".

En este sentido, el instituto recoge que hay diferencias salariales "significativas" en función de las características del trabajador que no solo están determinadas por la presencia o ausencia de discapacidad sino que dependen de otros factores, como la antigüedad, el nivel de estudios o la ocupación, entre otras.

LA MUJER COBRA UN 16% MENOS

Como ejemplo de ello, el INE señala que el nivel de estudios ha sido una de las diferencias más significativos dentro del colectivo en este análisis de los salarios de 2018. Así, explica que los trabajadores con discapacidad con nivel de estudios alto "casi" alcanzaron el salario de sus homólogos sin discapacidad, con una ratio salarial del 99,2%.

Por otra parte, el estudio recoge que en este colectivo también ha diferencias salariales entre sexos. En este caso, el salario bruto anual medio de las mujeres con discapacidad fue de 17.949,2 euros en 2018, mientras que para los hombres fue de 21.338,8 euros. Es decir, ellas cobran un 15,9% menos que ellos.

Sin embargo, explica el instituto, dentro del colectivo, las principales diferencias salariales se deben al tipo de discapacidad. Así, las ganancias más elevadas correspondieron en 2018 a personas con discapacidad sensorial, seguidas de personas con discapacidad física y otras, con salarios que superaron al salario medio de las personas con discapacidad en un 11,4% y un 5,2%, respectivamente.

DIFERENCIAS ENTRE DISCAPACIDADES Y GRADOS

En el extremo opuesto, los trabajadores con discapacidad intelectual y mental percibieron los salarios más bajos (11.563 y 16.409 euros anuales, respectivamente), inferiores a la media del colectivo con discapacidad en un 42% y un 17,7%, respectivamente.

De este modo, en términos netos, el único grupo que tuvo un salario mayor que el de las personas sin discapacidad fue el asociado a la discapacidad sensorial.

Por grados de discapacidad también se ha detectado diferencias. Los salarios de hace dos años oscilaron desde 20.571,7 euros anuales en el caso de personas con menor grado, hasta 18.187,2 euros para las personas con mayor grado.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar