SUCESOS PIROTECNIA

Retiran material pirotécnico ilegal tras varias explosiones en Ourense

Miembros de la Policía Nacional de Ourense han procedido a la retirada de material pirotécnico ubicado de manera ilegal en una finca de la ciudad, después de que se escuchasen varias explosiones, sin heridos.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:32

Miembros de la Policía Nacional de Ourense han procedido a la retirada de material pirotécnico ubicado de manera ilegal en una finca de la ciudad, después de que se escuchasen varias explosiones, sin heridos.

La Policía Nacional explica que el dueño del galpón donde se detectaron las detonaciones no poseía permiso o autorización para el almacenamiento de este material.

Entre los objetos hallados, los agentes localizaron 2.424 unidades de truenos, 144 cajas de granadas de humo blanco, 35 unidades de tracas sueltas, 4 cajas con doce estuches de misiles, 22 cajas de granadas, 167 cajas con truenos, 18 unidades de Tubo Águila, 11 cajas de voladores, 32 cajas de correcamas y 7 kilogramos de petardos tipo traca en cajas de 20 unidades.

Según informó la Comisaría Provincial, los hechos ocurrieron en la madrugada del 8 de agosto cuando la Policía recibió una alerta relacionada con varias explosiones en una finca y un posible incendio, circunstancia que llevó a los agentes a localizar un galpón en el que se almacenaba de forma ilegal varias cajas de material pirotécnico.

Al llegar al lugar, agentes de atención ciudadana detectaron un fuerte olor a pólvora quemada y encontraron a un hombre que portaba una manguera doméstica con la que intentaba sofocar dichas explosiones, que manifestó que se había puesto en contacto con el propietario de la finca.

Los agentes procedieron a acordonar la zona y solicitaron la presencia de los TEDAX de Vigo, que inspeccionaron la zona con miembros de la policía científica de Ourense y miembros de los Bomberos de Ourense.

Fuentes policiales relatan en un comunicado que el incidente se originó, presumiblemente, por el "sobrecalentamiento de un compresor de un arcón frigorífico" que se encontraba situado al lado del material pirotécnico.

En el marco de las investigaciones, el propietario del galpón reconoció a los agentes que no poseía "permiso o autorización para el almacenamiento de este tipo de material" por lo que quedó "en calidad de investigado".

En concreto el hombre almacenaba "varias cajas de petardos de distintas clases y categorías de la época en la que se dedicaba a su venta" y la Policía Nacional mantiene abierta una investigación para tratar de esclarecer la procedencia y finalidad de los efectos hallados.

Lo más