MUJERES GITANAS

Presidente Unión Romaní:Futuro del pueblo gitano está en manos de las mujeres

El presidente de la Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez, ha afirmado que "el futuro del pueblo gitano está en manos de las mujeres gitanas", en la presentación del II Congreso Internacional de Mujeres Gitanas que ha reunido hoy en Barcelona a más de 300 participantes de toda Europa.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09 abr 2018

El presidente de la Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez, ha afirmado que "el futuro del pueblo gitano está en manos de las mujeres gitanas", en la presentación del II Congreso Internacional de Mujeres Gitanas que ha reunido hoy en Barcelona a más de 300 participantes de toda Europa.

Ramírez ha reconocido que "mientras que los hombres hacían de valientes y daban la cara para acabar en las cárceles, las mujeres se quedaban en casa cuidando de la familia", por lo que éstas representan "el tabernario sagrado donde se guarda la historia colectiva".

La presidenta del Instituto Catalán de las Mujeres de la Generalitat, Núria Balada, también ha participación en la inauguración del congreso y ha resaltado que este colectivo padece una desigualdad "por ser mujeres y por ser gitanas".

"Las mujeres son creadoras de vida y es necesario visibilizar los cuidados que llevan a cabo", ha añadido Balada durante el inicio de estas jornadas, que tendrán lugar los días 23 y 24 de marzo en el CaixaForum de Barcelona.

El secretario de Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, Francesc Iglesies, se ha sumado a las denuncias de Balada y ha criticado que las mujeres gitanas sufren "una triple discriminación", siendo la tercera "la falta de acceso a la igualdad de oportunidades".

Además, Iglesies ha anunciado su intención de crear para la próxima legislatura un Instituto Catalán del Pueblo Gitano con el objetivo de abordar las cuestiones que afectan a este colectivo, como "la salud, la educación o el trabajo".

En el congreso participan mujeres de un total de 16 países europeos, entre los que se encuentran Italia, Hungría, Reino Unido, Serbia, Albania, Francia, República Checa y Suecia, y la inauguración ha contado con la intervención de la parlamentaria europea Julie Ward.

Ward es la impulsora del movimiento global "One Billion Rising", que busca acabar con la violencia de género a través del baile.

"Queda mucho trabajo por hacer, hermanas", ha advertido la parlamentaria europea, y ha alentado que se puede conseguir que "los políticos hagan las cosas bien".

Lo más