UIMP PREMIO

Pimenta apuesta por "quitar el polvo" y "desacralizar" los clásicos teatrales

La directora de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, Helena Pimenta, ha apostado por "quitar el polvo" y "desacralizar" algunos textos clásicos, cuyo valor ha reivindicado hoy en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:47

La directora de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, Helena Pimenta, ha apostado por "quitar el polvo" y "desacralizar" algunos textos clásicos, cuyo valor ha reivindicado hoy en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

En un encuentro con periodistas horas antes de recibir el Premio La Barraca que concede esta Universidad, Pimenta ha explicado que no es partidaria de "seguir la guía" del texto original pero tampoco de "darle una patada" y cortarle "tres escenas".

"Son una fuente maravillosa que hay que querer, cuidar y apropiarse de ellos con respeto", resume.

Además, ha apostado por "mirar con lupa" los clásicos porque el verso "es muy complicado" y por conocer a fondo estos textos para después poder sintetizarlos.

También ha lamentado que algunas de estas obras "han tenido la mala suerte" de ser "juzgadas injustamente" por la forma de pensar de sus autores, como a su juicio ocurre con Pedro Calderón de la Barca.

Los actores, los espacios, la iluminación, el vestuario y la dirección que han surgido y se han modernizado a partir del siglo XX suponen, según Pimenta, que el texto se "renueve y la lectura sea otra".

La actualización de los textos clásicos implica, a su juicio, que los encarne un actor desde su "experiencia vital". "Que recojamos lo que el mundo nos da a nosotros ahora y las preguntas que nos hacemos, como contraste del verso es un colocón", matiza.

Pimenta ha destacado que las nuevas generaciones de dramaturgos, que cree que "adoran los textos clásicos" y tienen una capacidad de síntesis diferente a los tradicionales "autodidactas", pueden "romper sin prejuicio" con lo presupuesto.

Sin buscar el éxito pero con el objetivo de cimentar unas bases que permitan el buen desarrollo del teatro, Helena Pimenta confiesa que el texto siempre ha sido su "aliado" porque la ha ayudado a "entender el mundo" a través de la recepción del público.

Pimenta, que hoy a las 18.00 horas recoge el Premio La Barraca de la UIMP, asegura que lo recibe como "un regalo y un reconocimiento" a su trabajo.

Así lo ha confirmado la vicerrectora de Extensión Universitaria y de Enseñanzas de Español, Montaña Cámara, quien ha explicado que se eligió a Pimenta por su trayectoria en las artes escénicas y por su "magnífica" labor al frente de la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

La dramaturga asegura que se trató de "una noticia tan grata como inesperada" porque reconoce que le sorprendió que se fijaran en ella, dado que está trabajando "todo el día".

"Siempre he asumido los premios como una responsabilidad", destaca Pimenta, quien no hará en este caso una excepción al llevar este premio el nombre de La Barraca, compañía de Federico García Lorca, con la que, "salvando las distancias", se siente identificada por su deseo de "construir ciudadanía".

En la rueda de prensa, ha estado acompañada por el actor y dramaturgo Álvaro Tato, que será el encargado de leer la laudatio del premio de Pimenta, de quien ha destacado cómo ha "volcado su vida" en situar "lo clásico como contemporáneo y viceversa".

Además, ha asegurado que la directora de la Compañía Nacional de Teatro Clásico es la responsable de que exista una generación de jóvenes "hambrientos" de cultura y palabra. "Si alguien conecta con La Barraca es Helena Pimenta", resume.

Lo más