CORONAVIRUS PANDEMIA

Neumólogos relacionan la COVID-19 grave con una baja cantidad de linfocitos

La COVID-19 es una nueva infección causada por el nuevo coronavirus que puede evolucionar hacia un tipo de neumonía grave que requiere ingreso en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y que se caracteriza por la presencia de linfopenia (baja cantidad en la sangre de linfocitos). ,"El reconocimiento temprano de este fenotipo inmunológico podría ser útil para ayudar a identificar de forma rápida a los pacientes severos", concluyen los autores de un nuevo estudio, entre los

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:57

La COVID-19 es una nueva infección causada por el nuevo coronavirus que puede evolucionar hacia un tipo de neumonía grave que requiere ingreso en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y que se caracteriza por la presencia de linfopenia (baja cantidad en la sangre de linfocitos).

"El reconocimiento temprano de este fenotipo inmunológico podría ser útil para ayudar a identificar de forma rápida a los pacientes severos", concluyen los autores de un nuevo estudio, entre los cuales se encuentran miembros de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), y que se ha publicado en Journal of Infection.

"Cada vez hay más evidencias científicas que sugieren que esta infección grave causada por el nuevo coronavirus induce una neumonía que se caracteriza por la presencia de baja cantidad en la sangre de linfocitos -células encargadas de la defensa del organismo frente al virus- y la existencia de una desregulación inmunológica como un evento acompañante de la enfermedad", señala la SEPAR en un comunicado.

El 85 % de los pacientes críticos con COVID-19 presentan linfopenia y puede deberse a la acción del propio virus pero también a factores de la persona infectada, como la edad avanzada y ciertas comorbilidades.

Según los neumólogos, la linfopenia, que se mide con el recuento de linfocitos, no solo se perfila como un biomarcador que podría tener una gran utilidad para predecir de forma rápida qué pacientes evolucionarán a casos críticos y cuáles no, sino que también puede ser una de las claves para buscar y desarrollar estrategias farmacológicas eficaces.

Además de la linfopenia, los pacientes ingresados en UCIS también tienen altos niveles de unas sustancias, las citocinas plasmáticas, lo que técnicamente se denomina hipercitoquinemia.

"Curiosamente, la hipercitoquinemia y la linfopenia también fueron evidentes en pacientes críticos con síndrome respiratorio agudo severo debido al coronavirus surgido en 2003, el SARSCoV", explica el neumólogo Antoni Torres, uno de los autores del trabajo y miembro de SEPAR.

"Estas características (linfopenia + hipercitoquinemia) se ajustan a un fenotipo inmunológico particular de neumonía adquirida en la comunidad, que, como hemos publicado recientemente, está asociado con mayor gravedad, mortalidad y una respuesta inmunológica desregulada", añade la doctora Rosario Menéndez, neumóloga coautora del trabajo.

Estudios realizados en China proponen que los bajos recuentos de linfocitos en casos graves de COVID-19 se deben a la acción del virus, pero los autores españoles del estudio dicen que "los factores del huésped (contagiado) también podrían inducir linfopenia". EFE

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo

Mediodía COPE

Antonio Herraiz y Marta Ruiz

Reproducir

Mediodía COPE

Antonio Herraiz y Marta Ruiz

Escuchar