Boletín

Metro acordona una zona de sus talleres centrales tras confirmar que un empleado manipuló una pieza con amianto

Metro acordona una zona de sus talleres centrales tras confirmar que un empleado manipuló una pieza con amianto

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:22

Solidaridad Obrera exige a Metro que investigue este "grave incidente" y reclamaba clausurar el taller hasta realizar mediciones ambientales

Metro de Madrid ha acordonado una parte de los talleres centrales y aplicado medidas higiénicosanitarias tras confirmarse que una pieza de un bogie que manipuló un trabajador contiene amianto, según han explicado a Europa Press fuentes del suburbano.

Fue el pasado 6 de agosto, según las citadas fuentes, cuando un trabajador de mantenimiento retiró una junta de un bogie (estructura en la que se ensambla las ruedas del vehículo) y avisó a sus superiores tras manipular esta pieza informó a sus superiores de que sospechaba que podía tener amianto. Tras analizar este componente, se ha determinado posteriormente que hay este material en dicha pieza.

Desde Metro han indicado que el protocolo establece que ante piezas que tienen amianto o pueden contener este material, no se deben realizar ningún tipo de operación.

Por ello, y tras conocerse este hallazgo, la empresa procedió a decretar la suspensión de las labores de mantenimiento de esta pieza y aplicó las medidas higiénicas y de seguridad pertinente, como delimitar conveniente el área donde se produjo esta situación.

El sindicato Solidaridad Obrera ha solicitado a Metro, en un escrito al que ha tenido acceso Europa Press, que inicie una investigación por este "grave incidente" en los talleres centrales de la compañía que tuvo lugar el pasado 6 de agosto.

Según relata, un oficial de la sección de bogies de los talleres se encontraba realizando labores de mantenimiento de una reductora del vehículo y al retirar una tapa descubrió una junta de cartón que "no debía encontrarse en esa pieza y procedió a retirarla".

Tras preguntar a varios compañeros sobre la existencia de esa pieza, surgió la "sospecha" de presencia de un material con amianto y se procedió a comunicarlo al mando de la sección. Entonces, tras esa comunicación, se personó otro responsable y se "limitó a coger muestras para su análisis.

"A día de hoy, 23 de agosto, o lo que es lo mismo, 16 días más tarde, la empresa ha tomado las medidas que deberían haberse puesto en marcha el 6 de agosto, aislar el bogie", traslada Solidaridad Obrera en su escrito.

También asegura que debería haberse paralizado todo el trabajo el mismo día en que se comunicó la sospecha sobre presencia de amianto y seguir el protocolo para evitar riesgo de que el taller central pudiera quedar "contaminado".

Por tanto, reclama a Metro de Madrid que se paralice la actividad de los talleres centrales hasta que las mediciones descarten la presencia de fibras de asbesto y se proceda a abrir una investigación. Asimismo, solicita el cese de los responsables de Prevención y Recursos Humanos.

Respecto a esta petición, fuentes del Metro han apuntado que el cierre de los talleres no es necesario puesto que las medidas de seguridad aplicadas son las que ha trasladado una empresa especializada en el tratamiento de amianto.

Lo más