SALUD MUJER

Médicos perciben una "medicina machista" por causas culturales y sociales

Madrid, 7 mar (EFE).- Especialistas en endocrinología y cardiología han manifestado hoy su percepción de que existe una "medicina machista" que provoca "una variabilidad asistencial" entre hombres y mujeres, que han achacado a causas culturales, sociales y educacionales.,"¿Tratamos peor a las mujeres?", ha preguntado el profesor Esteban Jódar, jefe del departamento de endocrinología y nutrición de los hospitales Quirón Salud Pozuelo, Ruber Juan Bravo y San José, en rueda de prensa, en la que ha

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09 abr 2018

Especialistas en endocrinología y cardiología han manifestado hoy su percepción de que existe una "medicina machista" que provoca "una variabilidad asistencial" entre hombres y mujeres, que han achacado a causas culturales, sociales y educacionales.

"¿Tratamos peor a las mujeres?", ha preguntado el profesor Esteban Jódar, jefe del departamento de endocrinología y nutrición de los hospitales Quirón Salud Pozuelo, Ruber Juan Bravo y San José, en rueda de prensa, en la que ha asegurado que aunque no tiene la sensación de hacer una medicina machista, "cuando se ven los datos, algo de eso hay".

Y es que aunque las características de las enfermedades cardiovasculares son distintas entre hombres y mujeres y en el caso de la diabetes, como uno de los factores de riesgo de las mismas, también, hay unas connotaciones culturales y sociales "muy difíciles de cambiar", ha asegurado Almudena Castro, jefa de la unidad de rehabilitación cardíaca del Hospital de La Paz.

Además de los factores de riesgo clásicos, en la mujer se acumulan otros que multiplican sus posibilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular, como la menopausia debido a que disminuyen los estrógenos que actúan de protección, y el embarazo, que causa diabetes gestacional, que en un 50 % de los casos acaba en diabetes tipo 2 tras el parto.

La mujer con esta enfermedad tiene hasta diez veces más probabilidad de padecer una enfermedad cadiovascular (infarto o ictus).

Más allá de estas cifras, "lo más relevante", según el doctor Jódar, es que "las mujeres consultan y se les atiende más tarde y hay datos objetivos de que las tratamos peor que a los hombres en las consultas y, además, tienen peor pronóstico".

Ello, a su juicio, debe llevar a los clínicos a "cambiar nuestra aproximación, porque es evidente que no lo estamos haciendo como deberíamos".

La doctora Castro, responsable del grupo de diabetes de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), ha puesto el acento en que la mujer es cuidadora, lo que le lleva, por ejemplo, a poner dificultades para realizar rehabilitación cardíaca tras un infarto o a que entre un 20 y un 30 % la abandonen, frente a los hombres que, en su gran mayoría, finalizan todas las sesiones.

Además, por ejemplo, frente a un dolor de pecho, "se hace más caso al hombre que a la mujer" ante la sospecha de que sea un infarto en el primer caso y un ataque de ansiedad en el segundo, lo que retrasa la llegada de ellas a los servicios de urgencia.

A ello hay que añadir que el hecho de que las mujeres abandonan en mayor medida que los hombres el tratamiento, además del sedentarismo, en ocasiones propiciado por la dificultad de disponer de tiempo libre para hacer ejercicio cuando tienen que conciliar la vida familiar y laboral, ha dicho la cardióloga.

Castro ha subrayado que existen estudios internacionales que evidencian que "se tarda más en atender a una mujer que a un hombre y que se les dan tratamientos distintos", pero ha incidido en que no se refieren a España.

Lo más