COPE

Mantener 12 semanas de lactancia puede ayudar a paliar los efectos perjudiciales de la contaminación en los bebés

Europa Press

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 10:12

Los bebés expuestos a niveles de contaminación del aire dentro de los estándares de la UE desarrollan una función pulmonar más deficiente cuando son niños y adolescentes, según una investigación presentada en el Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea. Sin embargo, también sugiere que parte del riesgo de exposición a la contaminación puede reducirse si los bebés son amamantados durante al menos 12 semanas.

Un segundo estudio presentado en el Congreso muestra que los adultos que están expuestos a la contaminación del aire, incluso en niveles bajos, durante un período de décadas tienen más probabilidades de desarrollar asma.

Los investigadores dicen que sus hallazgos indican que es necesario hacer más para reducir los niveles de contaminación del aire para proteger los pulmones en desarrollo de los niños y prevenir el asma en los adultos.

El primer estudio fue presentado por el doctor Qi Zhao, del Instituto de Investigación Leibniz de Medicina Ambiental, en Alemania, quien señal que "cada vez hay más evidencia de que la exposición a la contaminación del aire es una amenaza para la salud respiratoria de los niños. Sin embargo, la mayoría de los estudios han analizado los efectos de la exposición reciente a la contaminación".

"Los pulmones de los bebés son especialmente vulnerables porque están creciendo y desarrollándose, así que queríamos ver si hay impactos a más largo plazo para los bebés que están expuestos a la contaminación del aire a medida que crecen", añade.

El estudio incluyó a 915 niños que vivían en dos regiones de Alemania: Munich y Wesel. Los niños tenían pruebas para medir su respiración a las edades de seis, diez o 15 años. Las pruebas registraron la cantidad de aire que podían exhalar después de tomar su respiración más profunda (llamada capacidad vital forzada o FVC) y la cantidad de aire que podían exhalar en un segundo (llamado volumen espiratorio forzado en un segundo o FEV1). Cuando estas medidas son más bajas, sugiere que la respiración está restringida u obstruida y puede indicar afecciones como el asma.

Los investigadores compararon estas medidas con estimaciones de los niveles de contaminación en las áreas donde vivieron los niños en el primer año de vida, teniendo en cuenta otros factores que están relacionados con una función pulmonar más deficiente, como si las madres de los niños fumaran.

Descubrieron que cuanto más altos eran los niveles de contaminación del aire a los que estaban expuestos los bebés, peor era su función pulmonar a medida que se convertían en niños y adolescentes. Vieron un impacto aún mayor en la función pulmonar en los niños que desarrollaron asma. Los resultados también sugirieron que parte del daño relacionado con la contaminación del aire se redujo en los bebés que fueron amamantados.

El doctor Zhao agrega que los resultados sugieren que "los bebés que crecen respirando aire contaminado, incluso en niveles por debajo de las regulaciones de la UE, tienen una respiración más pobre a medida que se convierten en niños y adultos. Esto es preocupante porque investigaciones previas sugieren que el daño a los pulmones durante el primer año de la vida puede afectar la salud respiratoria durante toda la vida".

El segundo estudio incluyó a 23.000 enfermeras danesas que fueron reclutadas para el estudio en 1993 o 1999. Los investigadores utilizaron datos del Registro Nacional de Pacientes del país para ver si las enfermeras alguna vez fueron remitidas para tratamiento del asma.

Compararon esta información con los niveles de dos contaminantes del aire, el dióxido de nitrógeno (NO2) y el material particulado de menos de 2,5 micrones (PM2,5), y los niveles de ruido del tráfico en las carreteras donde vivían las enfermeras. Los investigadores tomaron en cuenta otros factores relacionados con el asma, como el tabaquismo y la obesidad.

Descubrieron que, si bien la contaminación acústica no estaba relacionada con las tasas de asma, existía un vínculo entre la exposición prolongada a la contaminación del aire y la probabilidad de ser diagnosticado con asma. Hubo un aumento del 29% en el riesgo de asma por cada aumento en PM2.5 de 6,3 microgramos por metro cúbico. Y hubo un aumento del 16% en el riesgo de asma por cada aumento de NO2 de 8,2 microgramos por metro cúbico.

Los niveles de contaminación del aire a los que estuvieron expuestas las enfermeras fueron relativamente bajos en comparación con muchas ciudades europeas, con un promedio de alrededor de 18,9 microgramos por metro cúbico de PM2,5 y 12,8 microgramos por metro cúbico de NO2. Los estándares europeos actuales para PM2.5 y NO2 son 25 y 40 microgramos por metro cúbico, respectivamente.

La investigación fue presentada por Shuo Liu de la Universidad de Copenhague, quien ha destacado que "el hecho de que se haya encontrado un vínculo con el asma, incluso a niveles relativamente bajos de exposición, sugiere que no existe un umbral seguro para la contaminación del aire. Esta es una fuerte evidencia de que nuestras regulaciones sobre la contaminación del aire deben ser más estrictas si queremos prevenir los casos de asma", añade.

Thierry Troosters, presidente de la Sociedad Respiratoria Europea y profesor de Ciencias de la Rehabilitación en KU Leuven, en Bélgica, que no participó en el estudio, destaca que "estos estudios son preocupantes porque sugieren que el aire que respiramos tiene un efecto perjudicial en los adultos y en el desarrollo de los pulmones de los bebés".

"Estos hallazgos sugieren que las regulaciones actuales, como los valores límite de la UE para la contaminación del aire, no son lo suficientemente seguras y debemos hacer más para proteger a los niños de los daños potenciales de la contaminación del aire", apostilla.

Y recuerda que investigaciones anteriores han demostrado que hasta 67.000 casos de niños el asma podría evitarse todos los años en Europa si los países cumplieran los valores límite de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud, que son más bajos que los estándares actuales de la UE, por lo que es esencial que reduzcamos las exposiciones. "En conjunto, estos datos, junto con otros, se incorporan al discusiones en curso entre la OMS y en Europa para adaptar las recomendaciones de calidad del aire", concluye.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar