ENVEJECIMIENTO MUJERES (Previsión)

Los hombres mayores, perfil emergente de cuidador de dependientes

Madrid, 10 may (EFE).- Una mujer de entre 45 y 65 años que se hace cargo de personas mayores es el perfil principal del cuidador, pero el envejecimiento demográfico y el aumento de la supervivencia de los varones harán que los hombres afronten cada vez más en España las labores de cuidado de dependientes.,Hasta los 65 años, ellas se responsabilizan más, pero las diferencias de género en los cuidados se acortan con la edad y a partir de los 80 años hay más hombres al cargo de un familiar dependie

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 13:36

Una mujer de entre 45 y 65 años que se hace cargo de personas mayores es el perfil principal del cuidador, pero el envejecimiento demográfico y el aumento de la supervivencia de los varones harán que los hombres afronten cada vez más en España las labores de cuidado de dependientes.

Hasta los 65 años, ellas se responsabilizan más, pero las diferencias de género en los cuidados se acortan con la edad y a partir de los 80 años hay más hombres al cargo de un familiar dependiente -su pareja, principalmente- que mujeres, ha explicado el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Antonio Abellán.

El investigador aborda en el artículo "Los nuevos cuidadores", incluido en el dossier "Vejez y cuidados. ¿Cómo viviremos y nos cuidaremos cuando seamos mayores" que ha publicado la Obra Social "La Caixa", cómo están cambiando los patrones del cuidado a la dependencia debido a la evolución demográfica: tanto los dependientes como sus cuidadores son cada vez mayores.

El "sobreenvejecimiento" va a provocar que se concentre el cuidado a la dependencia en la parte más alta de la pirámide demográfica, ha afirmado Abellán, los cuidadores cada vez tendrán más años y es más frecuente que cuiden a su pareja.

Ya hoy, los "hombres viejos" cuidan más que cuando eran jóvenes y a partir de los 80 años lo hacen más que las mujeres, porque aunque ellas sobreviven por más tiempo requieren más ayuda.

Abellán ha subrayado que el patrón de la dependencia irá cambiando poco a poco de hijos e hijas que cuidan a sus progenitores hacia un hogar en el que son las parejas las que se cuidan entre ellos.

El investigador ha apuntado que son distintas las causas que influyen en el cambio de este patrón -nivel económico, cultural, educativo-, pero la mayor es el "radical aumento de la supervivencia": ahora casi todos llegan a viejos, cuando hace un siglo lo hacía sólo la mitad de la población.

Y en ese contexto, los hombres han ganado casi el doble de supervivencia que las mujeres.

Si hace 40 años 77 de cada 100 varones "llegaban a viejos", ahora lo hacen 88. Entre las mujeres se ha pasado de 88 a 94 de cada cien, un aumento inferior.

"Que los hombres no se mueran trae como consecuencia que los tipos de hogares estén cambiando. (...) El hombre mayor va a tener más papel de cuidador, se va a constituir en una especie de ejército de reserva y activo del cuidado", ha sostenido Abellán.

Al vivir más y más tiempo, los hombres se van a convertir en cuidadores principales. El cambio demográfico está haciendo que ellos hagan algo que no hacían antes: cuidar.

Abellán ha hecho hincapié en la necesidad de establecer políticas públicas que impulsen programas de apoyo no sólo a los dependientes, también a los cuidadores, cada vez más longevos.

El dossier "Vejez y cuidados", presentado hoy en Madrid, también incluye el estudio "Mujeres mayores viviendo solas: los retos para la sociedad", en el que se ilustra que en la decisión de ellas de vivir en soledad influyen su estado civil, su nivel educativo, el número de hijos y la edad.

Aunque "España es uno de los pueblos más familistas de la UE", ha destacado el catedrático de la Universidad Complutense David Reher, cada vez son más las mujeres de más de 65 años que viven solas, lo que "crea retos enormes para el sistema social": para el Estado, para las familias -que van a vivir un "momento de tensión" al cuestionar su capacidad cuidadora- y para las políticas privadas.

En 1981, el 19 % de las mujeres mayores de 65 años vivía sola en España, en 2011 la cifra era del 27,2 % -frente al 12,6 % de los hombres-, alrededor de 1,3 millones de mujeres. Para 2031, serán casi 1,9 millones.

"Va a haber un maremoto de mujeres que viven solas en España", ha aseverado, tras explicar que cada vez hay más ciudadanos de la tercera edad y la natalidad es más baja.

En 2011, el porcentaje de mujeres mayores de 65 años sin hijos que vivían solas era un 11,9 % superior al de aquellas que tenían descendencia.

El subdirector general de la Fundación Bancaria "La Caixa", Marc Simón, ha recordado que en 2050 se duplicará el número de personas mayores de 65 años, que serán el 36 % de la población.

De ellas, la mitad tendrá más de 85 años, mientras que el número de cuidadores descenderá de 4 millones a 1,3 millones.

"Claramente estos datos nos llevan a pensar que el tema del cuidado será importantísimo. Tendremos que abordar nuevas maneras de cuidar", ha aseverado Simón.

Lo más