Boletín

El 82% de los españoles cree que la ley debe obligar a las marcas de ropa a respetar los DDHH de sus trabajadores

El 82% de los españoles cree que la ley debe obligar a las marcas de ropa a respetar los DDHH de sus trabajadores

Europa Press

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 11:34

El 82 por ciento de la población española cree que la ley debería obligar a las marcas de ropa a respetar los Derechos Humanos de los trabajadores del sector que interviene en la elaboración de sus artículos, según releva la Encuesta Europea sobre Moda y Consumo Responsable de Fashion Revolution, realizada a 5.000 personas de entre 16 y 75 años en los cinco principales mercados europeos (Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y España) con motivo del Día Mundial de los Derechos de los Consumidores, este 15 de marzo.

La encuesta, editada por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, recoge las actitudes de la población ante las condiciones en las que se produce la ropa y su impacto medioambiental, según ha informado la plataforma en un comunicado.

En este sentido, indica que el 72 por ciento de los consumidores de los cinco países consultados está de acuerdo en que la ley debería exigir que las marcas de ropa declaren si están pagando un salario justo y digno a sus trabajadores y trabajadoras, una exigencia que se eleva a un 76 por ciento en el caso de la población encuestada en España.

Asimismo, el 81 por ciento de los consumidores españoles cree que la legislación debería exigir a las marcas de ropa que adopten medidas para proteger el medio ambiente en cada una de las etapas de fabricación de sus productos.

La encuesta concluye además que el 59 por ciento de la muestra encuestada en los cinco países quiere conocer las condiciones en las que se fabrica su ropa, una cifra que supone el 62 por ciento en el caso de España. En concreto, un 69 por ciento de la ciudadanía española y un 73 por ciento de las mujeres quiere conocer cómo protegen las marcas los Derechos Humanos de los trabajadores y trabajadoras.

Por otra parte, la encuesta revela que el 66 por ciento de la población encuestada demanda más transparencia a las marcas de ropa, en materia de salarios y condiciones de trabajo de los empleados y empleadas y el 80 por ciento considera que estas deberían publicar las fábricas que utilizan para la confección de sus prendas.

Además, un 84 por ciento de las personas encuestadas considera quees importante que las marcas de moda atenúen su impacto a largo plazo abordando el problema de la pobreza mundial; la protección del medio ambiente, un 88 por ciento; y la desigualdad de género, un 77 por ciento.

En este sentido, la encuesta muestra que tres de cada cuatro personas en España creen que las marcas de ropa deberían contribuir a mejorar la vida de las mujeres que fabrican su ropa, zapatos y accesorios, una afirmación respaldada por el 83 por ciento de las mujeres. En el caso del resto de personas encuestadas en los demás países en relación a esta cuestión, el 77 por ciento de las mujeres responden afirmativamente, frente al 67 por ciento de los hombres.

ACTITUDES ANTES DE LA COMPRA

A la hora de comprar ropa o complementos, casi el 40 por ciento de la población tiene en cuenta las repercusiones sociales y ambientales de la fabricación de las prendas de moda, frente al 60 por ciento que no se plantea este tipo de cuestiones.

Entre los aspectos que los consumidores tienen en cuenta a la hora de comprar artículos de moda, el más importante para el 39 por ciento de población es el pago de un salario justo y digno los trabajadores y trabajadoras; seguido por la protección del medio ambiente, para el 37 por ciento; o las condiciones de trabajo seguras, para el 31 por ciento. Asimismo, criterios como la producción local o el uso de materiales reciclados resultan de menor relevancia para los consumidores.

El informe concluye con algunas recomendaciones destinadas a los gobiernos con el fin de que prioricen la producción y el consumo de moda sostenible en sus políticas y presupuestos, a las marcas para que incluyan más información en el etiquetado y a la ciudadanía para que se cuestione el origen de las prendas que adquieren.

Lo más