Las nefastas consecuencias de hablar español en la escuela catalana

La “inversión lengüística” supone un fracaso escolar para los alumnos que tienen el castellano como lengua materna

Las nefastas consecuencias de hablar español en la escuela catalana

 

@maribelmargallo

Redactora 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 16:43

Los autores del trabajo Jorge Calero, catedrático de Economía y Álvaro Choi, profesor de Economía, ambos de la Universidad de Barcelona, han estudiado los efectos de la política de la inmersión lingüística sobre el alumnado castellano parlante en Cataluña.

Conclusiones del estudio:

1) El alumnado que tiene el castellano como lengua materna alcanza un rendimiento inferior al de sus compañeros/as catalanoparlantes en algunas competencias, a igualdad del resto de características personales, socio-culturales y económicas. Las competencias en las que se detecta este inferior rendimiento son las de lectura y ciencias; por el contrario, no se aprecia una diferencia significativa en la competencia de matemáticas.

2) La pérdida de rendimiento vinculada a tener el castellano como lengua materna es heterogénea: es muy intensa en algunos colectivos, mientras que no es significativa en otros. Se han identificado cuatro casos en los que la pérdida es importante: los chicos (no las chicas); los alumnos escolarizados en centros públicos; los alumnos que no residen en la ciudad de Barcelona y, finalmente, los alumnos situados en el tercil superior de recursos económicos y socioculturales.

Datos contrastados:

Se trata de un estudio aplicado a las escuelas públicas y concertadas de Cataluña, con datos de la evaluación de la OCDE PISA-2015, aplicada a los alumnos de 15 años de edad. En él se explora el efecto del aprendizaje en una lengua distinta a la materna y, más en concreto, de la política de inmersión lingüística en catalán, sobre el rendimiento escolar. En la presentación, Jorge Calero, afirma que “tienen un rendimiento académico inferior en uno ó 2 trimestres respecto a sus compañeros que tienen el catalán como lengua materna”.

Según Alvaro Choi, “son chicos de 15 años, que estudian en un colegio público o concertado, con un nivel económico medio-alto y que suspenden en lectura y ciencias porque son castellano-palantes”. El Profesor Choi ha señalado que “los resultados presentados indican que la política de inmersión tiene una dimensión problemática que hasta el momento no ha sido suficientemente abordada: genera “perdedores”, cuyos resultados educativos se ven limitados en función de su lengua materna”.

Por su parte, Jorge Calero ha afirmado que “la tan reiterada identificación de la inmersión lingüística como una “política de éxito” no ha sido avalada por evidencia empírica contrastable; la que aportamos aquí, referida específicamente al rendimiento de los alumnos, apunta en un sentido contrario. Parece recomendable, a la luz de nuestros resultados y, preferiblemente, de resultados adicionales resultantes de investigaciones futuras, que se replantee su aplicación por medio de un debate racional”.

Lo más