Investigadores advierten de los graves riesgos de comer ñú, jabalí u otros animales salvajes africanos

Investigadores advierten de los graves riesgos de comer ñú, jabalí u otros animales salvajes africanos

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:21

Las personas que comen ñus, jabalíes y otros animales salvajes africanos podrían estar en riesgo de contraer enfermedades potencialmente mortales, según un equipo internacional de investigadores. El equipo analizó muestras de carne de animales silvestres en el Serengeti occidental de Tanzania e identificó varios grupos de bacterias, muchas de las cuales contienen las especies que causan enfermedades como ántrax, la brucelosis o la fiebre Q.

"Muchas personas en el África subsahariana consumen regularmente carne de animales silvestres, de dos a cinco veces por semana, lo que significa que millones de personas podrían estar expuestas a estos peligrosos patógenos. Y el número está creciendo. El consumo y el comercio de carne de animales silvestres ha ido en aumento debido a la creciente inseguridad alimentaria, el bajo coste en comparación con otros productos cárnicos y el valor medicinal percibido, entre otras cosas", explica Robab Katani, de Huck Institutes of the Life Sciences de Penn State (Estados Unidos).

Según advierten estos científicos en un estudio publicado en la revista 'Scientific Reports', el problema no se limita a África. "La carne de animales silvestres se introduce de contrabando a diario en Estados Unidos y Europa Occidental. Por ejemplo, el aeropuerto Charles de Gaulle en Francia intercepta cinco toneladas por semana. Esta práctica pone a más personas en riesgo de contraer enfermedades bacterianas peligrosas", alerta el investigador.

Para cuantificar el riesgo asociado con comer y manipular carne de animales silvestres, los investigadores primero necesitaron identificar las bacterias presentes en la carne. Obtuvieron 56 muestras de tejido de carne de animales silvestres fresca y procesada de los grandes herbívoros predominantes, incluyendo búfalos, cebras y jirafas, del Parque Nacional del Serengeti y áreas circundantes. Usando una amplia técnica de secuenciación genética, llamada secuenciación de 16S rRNA, analizaron todos los microorganismos presentes en cada muestra.

El equipo encontró 27 grupos diferentes (llamados fila) de bacterias en las muestras, siendo las más abundantes 'Firmicutes', 'Proteobacterias', 'Cianobacterias' y 'Bacteroidetes'. Todos estos grupos contienen ambas especies patógenas. Dentro de esas filas, los investigadores detectaron firmas de ADN de bacterias de los géneros 'Bacillus', 'Brucella' y 'Coxiella', que contienen las especies que causan ántrax, brucelosis y fiebre Q, respectivamente.

Los investigadores también encontraron una prevalencia particularmente alta de bacterias del género 'Clostridium', cuyas especies causan enfermedades como botulismo y tétanos. De hecho, los microbiomas de los ñus recolectados durante la estación seca comprendían más del 78 por ciento de especies de 'Clostridium'.

Lo más