COPE

Un informe alerta de que cada 16 segundos nace un bebé muerto, dos millones de mortinatos cada año

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 05:43

Casi 2 millones de bebés nacen muertos cada año, lo que supone uno cada 16 segundos, según las primeras estimaciones publicadas por UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Grupo del Banco Mundial y el División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas.

El 84 por ciento de las muertes de estos mortinatos (cuando un bebé muere en el útero a las 28 semanas de embarazo) ocurren en países de ingresos bajos y medianos bajos, especialmente en las zonas del África subsahariana o en el sur de Asia. "Perder un hijo al nacer o durante el embarazo es una tragedia devastadora para una familia, que a menudo se soporta en silencio, en todo el mundo", ha dicho la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

Asimismo, el informe ha avisado que la pandemia de Covid-19 podría empeorar el número mundial de mortinatos, señalando que una reducción del 50 por ciento en los servicios de salud debido a la pandemia podría causar casi 200.000 mortinatos adicionales durante un período de 12 meses en 117 países de ingresos bajos y medianos.

Además, según el modelo realizado para el informe por investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, 13 países podrían ver un aumento del 20 por ciento o más en el número de mortinatos durante un período de 12 meses. La mayoría de los mortinatos se deben a la mala calidad de la atención durante el embarazo y el parto.

En concreto, más del 40 por ciento de los mortinatos ocurren durante el trabajo de parto, una pérdida que podría evitarse con el acceso a un trabajador de salud capacitado durante el parto y atención obstétrica de emergencia oportuna. Aproximadamente la mitad de los mortinatos en África subsahariana y Asia central y meridional ocurren durante el trabajo de parto, en comparación con el seis por ciento en Europa, América del Norte, Australia y Nueva Zelanda.

En este sentido, las organizaciones han advertido de que incluso antes de que la pandemia causara trastornos graves en los servicios de salud, pocas mujeres en los países de ingresos bajos y medianos recibieron atención oportuna y de alta calidad para prevenir la muerte fetal.

De hecho, la mitad de los 117 países analizados en el informe tienen una cobertura que oscila entre un mínimo de menos del dos por ciento y un máximo de solo el 50 por ciento para 8 intervenciones importantes de salud materna como cesárea, prevención de la malaria, manejo de la hipertensión en el embarazo, así como detección y tratamiento de la sífilis.

Del mismo modo, se estima que la cobertura para el parto vaginal asistido, una intervención fundamental para prevenir la muerte fetal durante el trabajo de parto, llega a menos de la mitad de las mujeres embarazadas que la necesitan.

Como resultado, a pesar de los avances en los servicios de salud para prevenir o tratar las causas de muerte infantil, el progreso en la reducción de la tasa de mortinatos ha sido lento. De 2000 a 2019, la tasa anual de reducción de la tasa de mortinatos fue solo del 2,3 por ciento, en comparación con una reducción del 2,9 por ciento en la mortalidad neonatal y del 4,3 por ciento en la mortalidad entre los niños de 1 a 59 meses.

"Dar la bienvenida a un bebé al mundo debería ser un momento de gran alegría, pero todos los días miles de padres experimentan una tristeza insoportable porque sus bebés todavía nacen. La tragedia de la muerte fetal muestra cuán vital es reforzar y mantener los servicios de salud esenciales, y cuán crítico es aumentar la inversión en enfermeras y parteras", ha comentado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El informe también señala que la muerte fetal no es solo un desafío para los países pobres. En 2019, 39 países de ingresos altos tuvieron un número mayor de mortinatos que de muertes neonatales y 15 países tuvieron un número mayor de mortinatos que de bebés. El nivel de educación de una madre es uno de los mayores impulsores de la inequidad en los países de ingresos altos.

Tanto en entornos de ingresos bajos como altos, las tasas de mortinatos son más altas en las zonas rurales que en las urbanas. El estatus socioeconómico también está relacionado con una mayor incidencia de mortinatos. Por ejemplo, en Nepal, las mujeres de castas minoritarias tenían tasas de mortinatos entre un 40 por ciento y un 60 por ciento más altas que las mujeres de castas de clase alta.

"COVID-19 ha desencadenado una devastadora crisis de salud secundaria para mujeres, niños y adolescentes debido a interrupciones en los servicios de salud que salvan vidas. Las mujeres embarazadas necesitan un acceso continuo a una atención de calidad, durante todo el embarazo y durante el parto. Estamos apoyando a los países en el fortalecimiento de sus sistemas de salud para prevenir la muerte fetal y garantizar que todas las mujeres embarazadas puedan acceder a servicios de atención médica de calidad", ha zanjado el director global de Salud, Nutrición y Población del Banco Mundial, Muhammad Ali Pate.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 4

Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Granada - Paok

Granada - Paok

Escuchar
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Real Sociedad - Napoli

Real Sociedad - Napoli

Escuchar
Directo TRECE al día

TRECE al día

Con Jose Luis Pérez y María Ruiz

Ver TRECE