COPE

CORONAVIRUS CARDIOLOGÍA

El implante de marcapasos cayó un 35% en la primera ola de la covid en España

El implante de marcapasos en España descendió un 35,2 % durante la primera ola de la pandemia -entre marzo y mayo de 2020- a causa del miedo al contagio en los hospitales o las limitaciones a la movilidad, según un registro dado a conocer este lunes por la Sociedad Española de Cardiología. ,La Asociación del Ritmo Cardiaco y la Sección de Estimulación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) celebran desde hoy su congreso anual, que abordará entre otros temas

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:58

El implante de marcapasos en España descendió un 35,2 % durante la primera ola de la pandemia -entre marzo y mayo de 2020- a causa del miedo al contagio en los hospitales o las limitaciones a la movilidad, según un registro dado a conocer este lunes por la Sociedad Española de Cardiología.

La Asociación del Ritmo Cardiaco y la Sección de Estimulación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) celebran desde hoy su congreso anual, que abordará entre otros temas cómo ha afectado la pandemia a la estimulación cardiaca en España y las cuestiones sin resolver en el manejo de los pacientes con taquicardia ventricular isquémica portadores de un desfibrilador automático implantable (DAI).

Según los datos recabados por la SEC entre el 15 de marzo al 15 de mayo de 2020 se registró una reducción "significativa" del 35,2 % en el implante de marcapasos durante esos meses respecto al mismo periodo del año anterior.

Entre las causas de esa bajada se encuentran el denominado riesgo competitivo entre las dos patologías y el miedo al contagio en los hospitales o las limitaciones a la movilidad, que pudieron influir negativamente en la búsqueda de asistencia por parte de los pacientes

Según el doctor Ricardo Salgado Aranda, los marcapasos son los dispositivos cardiacos que se implantan con mayor frecuencia en España, aproximadamente 40.000 al año. Y se utilizan para el tratamiento de las bradiarritmias, que son patologías frecuentes entre la población anciana.

La población en la que la COVID-19 tuvo un mayor impacto es también la que con mayor frecuencia padece patologías cardiacas que precisan implante de marcapasos. Es posible que la mayor mortalidad por COVID-19 en este grupo redujera de forma significativa el número de potenciales candidatos a marcapasos durante la primera ola de la pandemia, añade el médico.

Otra de las razones pudo ser el miedo al contagio y las limitaciones a la movilidad, que pudieron influir "en la búsqueda de asistencia sanitaria por parte de los pacientes que necesitaban un implante de marcapasos".

Respecto a los que ya tenían implantado un dispositivo de estimulación cardiaca, la monitorización remota o domiciliaria ha permitido, durante la pandemia, controlar a "los pacientes de forma satisfactoria". EFE

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo