Boletín

SALUD PARTO

Hospital General de l'Hospitalet aplicará técnica que reduce cesáreas un 50 %

El Hospital General de l'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) implementará una técnica desarrollada en el Reino Unido que lee las correas prenatales poniendo al feto en el centro del estudio y que ha permitido reducir las cesáreas en un 50 % en ese país.,La ginecóloga Anna Gràcia Pérez-Bonfils, que se formó junto al doctor Edwin Chandraharan, jefe de Obstetricia del Hospital de St. George (Londres) y referente mundial en monitorización fetal, ha explicado este martes que

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:20

El Hospital General de l'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) implementará una técnica desarrollada en el Reino Unido que lee las correas prenatales poniendo al feto en el centro del estudio y que ha permitido reducir las cesáreas en un 50 % en ese país.

La ginecóloga Anna Gràcia Pérez-Bonfils, que se formó junto al doctor Edwin Chandraharan, jefe de Obstetricia del Hospital de St. George (Londres) y referente mundial en monitorización fetal, ha explicado este martes que ya se ha formado a los equipos de obstetras del centro barcelonés para aplicar esta técnica.

"Gracias a aplicar indicadores fisiológicos y teniendo en cuenta la idiosincrasia de cada feto, las semanas de gestación o los retrasos en el crecimiento, entre otros aspectos, se puede discernir entre aquel feto que tolera el trabajo de parto de aquel que no será capaz de adaptarse correctamente y podría presentar secuelas no deseadas", ha indicado.

Se trata, ha añadido, "de dejar de contar rayas como se indica en las guías para pasar a entender a cada feto y ver cómo se adapta al proceso de parto", una situación que le provoca mucho estrés.

La doctora Gràcia fue miembro del equipo del doctor Chandraharan durante el tiempo que se formó en este nuevo sistema y ahora lidera un proyecto de investigación en tres hospitales de Cataluña, en colaboración con el St. George's Hospital.

Según datos del Reino Unido, en este hospital inglés en el que se ha aplicado esta técnica se ha registrado un descenso del 50 % de las cesáreas urgentes, se han reducido un 60 % las hipóxias (sufrimiento cerebral) y se ha dejado de hacer la prueba pH, que supone pinchar la cabeza del feto para extraer una pequeña cantidad de sangre y revisar el nivel de oxígeno.

La prueba conocida popularmente como 'las correas' se realiza a partir de la semana 40 de gestación a todas las embarazadas, y consiste en un registro cardiotocográfico que controla el latido del corazón del feto, su frecuencia cardíaca y las posibles contracciones del útero, a través de dos 'altavoces' que se aplican en la barriga de la madre.

La interpretación del gráfico que generan las correas permite a los ginecólogos y comadronas obtener indicadores importantes de la salud del bebé, como si está sufriendo, si se ha de intervenir o si todo va correctamente.

Esta prueba se interpreta en función de unas guías oficiales que "no tienen en cuenta, por ejemplo, que cada feto es diferente, al igual que sucede con los adultos y un electrocardiograma, que no todos son iguales", ha considerado la ginecóloga.

Lo más