COPE

El frío y el viento pondrán fin a las temperaturas veraniegas y a las nieblas, aunque habrá pocas lluvias

Europa Press

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 12:59

El frío y el viento pondrán fin al tiempo caluroso registrado en los últimos días aunque el tiempo en general seguirá estable, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que espera un descenso notable de las temperaturas entre este jueves y viernes hasta situarse en valores normales para esta época.

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha señalado que la estabilidad atmosférica de los últimos días, que dio lugar a numerosos bancos de niebla y a temperaturas más altas de lo normal, llegan a su fin tras un miércoles en el que se superaron los 32 grados centígrados en amplias zonas de Canarias, los 28ºC en puntos de la provincia de Málaga y 25ºC cerca de la costa del País Vasco.

El portavoz ha destacado que estas temperaturas estuvieron en muchos casos entre 5 y 10 grados centígrados por encima de lo normal para el mes de noviembre que está siendo "bastante más cálido" de lo habitual.

Además, ha añadido que las altas presiones seguirán determinando el tiempo en España que ya desde este jueves se notarán "cambios significativos" en el tiempo como consecuencia del cambio de una modificación en la configuración de los anticiclones presentes en los centros que van a favorecer, junto por la presencia de una borrasca situada sobre Italia.

La llegada de vientos del norte tendrán un efecto más claro que será una "bajada notable" de las temperaturas que entre el jueves y el viernes se apreciará en todo el país, incluido en el archipiélago Canario.

Además, el portavoz ha destacado que el viento barrerá las nieblas intensas y persistentes que afectaron durante los últimos días al interior peninsular. También ha añadido que habrá lluvias, pero no serán muy abundantes, y se limitarán este jueves en las comunidades cantábricas y en Pirineos.

A partir del fin de semana, el viento amainará pero seguirán las altas presiones que favorecen el enfriamiento nocturno por la presencia de cielos despejados y también se esperan heladas en zonas de montaña y en los páramos así como en la meseta norte. No obstante, se esperan jornadas "relativamente templadas" y también volverán los bancos de niebla.

Sin embargo, el anticiclón servirá de "escudo" frente al paso de borrascas por lo que la AEMET no espera lluvias al menos hasta el miércoles o el jueves, cuando puede llegar una borrasca atlántica.

En concreto, este jueves se espera un descenso de las temperaturas que será progresivo y más notable a últimas horas del día de modo que el viernes predominarán los cielos poco nubosos o con intervalos de nubes, pero con poca precipitación.

Del Campo no descarta alguna lluvia débil en el Cantábrico oriental y posibles chubascos débiles y dispersos en Baleares. El viento volverá a soplar con fuerza en el Cantábrico, valle del Ebro, Pirineos, Cataluña, Baleares y área del Estrecho, aunque últimas horas irán remitiendo. El temporal marítimo importante, con olas de entre 4 y 5 metros, afectará de nuevo a puntos del Mediterráneo catalán y Baleares.

LAS TEMPERATURAS SE NORMALIZAN

El viernes las temperaturas seguirán bajando aunque menos que el jueves, en la vertiente mediterránea. Aún así se rozarán los 18 o 20 ºC en el litoral de la Comunidad Valenciana y de la región de Murcia, mientras que en el valle del Guadalquivir rondarán los 22 o 24ºC. En la mitad norte, por su parte, los termómetros diurnos rondarán entre los 10 y los 14ºC, según las zonas, ya que dependerá de las áreas donde el viernes se formen bancos de niebla, que serán menos persistentes que los días previos.

Del Campo ha añadido que también comenzarán a aparecer heladas el viernes, aunque acotadas a zonas de montaña y los páramos del centro y del norte de la Península.

Respecto al fin de semana, ha pronosticado que el sábado y el domingo predominará el tiempo anticiclónico, estable y sin lluvias en la mayor parte de España, excepto algunas precipitaciones débiles y aisladas que podrían producirse en el litoral de la Comunidad, Valenciana, Murcia y Andalucía oriental, así como en el entorno del Estrecho.

En general ha dicho que serán precipitaciones débiles que se producirán como fruto de la acumulación de nubosidad procedente del Mediterráneo, que tendrá lugar en estas zonas. También se formarán bancos de niebla en el interior, durante el fin de semana, especialmente en Castilla y León y en puntos de la meseta sur.

Respecto a las temperaturas nocturnas, Del Campo adelanta que seguirán descendiendo y se extenderán las heladas que, aparte de producirse en las típicas zonas de montaña y en los páramos del centro y norte, llegarán también al norte de Aragón, interior de Cataluña y a la meseta.

En todo caso, serán heladas débiles, "como mucho de 2 o 3 grados centígrados bajo cero" aunque se podrá llegar a -4 o -5ºC en puntos de Teruel, Guadalajara y zona central de Castilla y León. Las diurnas, en cambio, se recuperarán sobre todo en el norte, mientras en el sur bajarán ligeramente, así como en el interior del Cantábrico, que llegará a 18 o 20ºC. Mientras, en el valle del Guadalquivir se llegará a 22 o 24ºC, mientras en el resto de la Península el mercurio oscilará entre 10 y 15ºC.

De cara a la próxima semana, prevé que el lunes siga la situación anticiclónica y no espera grandes cambios respecto al fin de semana, aunque las heladas nocturnas podrán extenderse algo más y afectarán a más zonas de la meseta. El martes será otro día similar, pero durante la segunda mitad del día llegará un sistema frontal al noroeste de la Península que podría dejar lluvias débiles en Galicia y, a partir del miércoles es cuando podrían producirse cambios en el tiempo como consecuencia de la llegada de una borrasca atlántica.

"Lo cierto es que a día de hoy la incertidumbre sobre su posición y la manera de afectarnos es todavía alta", ha admitido Del Campo que en todo caso, prevé que el miércoles llueva en el norte y en el oeste de la Península y, a partir del jueves podrían afectar a cualquier otra zona del país, incluidos los archipiélagos.

Sobre las temperaturas, no espera grandes cambios a partir del miércoles sobre todo en las nocturnas aunque las diurnas podrían subir levemente. En definitiva, ha resumido que se mantendrá el tiempo estable, sin apenas lluvias y con unas temperaturas que serán más propias de esta época del año tras un ambiente cálido para la época durante los últimos días.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo