Boletín

JUICIO PROSTITUCIÓN

La Fiscalía rebaja las penas para tres acusados de trata que confesaron

La Fiscalía ha rebajado hasta los 2 años de prisión las penas que pide para tres nigerianos acusados de captar en su país a jóvenes a las que traían a España y a otros países europeos para obligarlas después a ejercer la prostitución, que reconocieron los hechos en el juicio.,En sus conclusiones finales, la Fiscalía pide para estos tres acusados entre 2 y 6 años de cárcel al aplicarles la atenuante de confesión, después de que en el juicio celebrado en la Audiencia Nacional

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:49

La Fiscalía ha rebajado hasta los 2 años de prisión las penas que pide para tres nigerianos acusados de captar en su país a jóvenes a las que traían a España y a otros países europeos para obligarlas después a ejercer la prostitución, que reconocieron los hechos en el juicio.

En sus conclusiones finales, la Fiscalía pide para estos tres acusados entre 2 y 6 años de cárcel al aplicarles la atenuante de confesión, después de que en el juicio celebrado en la Audiencia Nacional reconocieran que coaccionaban a esas mujeres por la deuda contraída con ellos por el coste del viaje.

Para los otros dos acusados, que no confesaron, reclama penas de entre 16 y 19 años por delitos de trata de seres humanos, prostitución y falsedad. Al inicio del juicio, la Fiscalía pedía entre 9 y 28 años de cárcel para los cinco acusados.

El ministerio público sostiene que estas cinco personas -tres hombres y dos mujeres- captaban desde al menos 2015 a jóvenes de su país a las que llevaban con documentación falsa a España y otros países europeos en los que las obligaban a prostituirse.

Una de las que confesó fue la acusada Abieyuwa Ero, quien admitió que se encargaba de informar qué chicas iban a dormir a un piso en la localidad de Humanes (Madrid), así como de recaudar el dinero que ganaban con la prostitución para dárselo a la otra acusada, Ebiuwa Ogbeifun, quien no reconoció los hechos y se enfrenta a la mayor pena, 19 años.

Esta última, que se hacía llamar Juliette, reconoció que ejerció la prostitución, pero negó que se hiciera cargo de las chicas que venían de Nigeria y que las obligara a prostituirse amenazándolas con vudú.

Negó también que se quedara con el dinero que ganaban para después ingresarlo en la cuenta del considerado jefe en Madrid de esta red, y en la que llegó a depositar, según la fiscal, 80.000 euros en un año.

El presunto cabecilla, Paplo Lawrence Emuze, se enfrenta a 16 años de cárcel, corroboró la versión de Juliette, y defendió que el dinero que tenía en sus cuentas bancarias procedía de la venta de pelo natural, que está muy cotizado en peluquería, de ropa y de productos típicos de Nigeria.

Lo más