SANIDAD ONCOLOGÍA (Entrevista)

Falta concienciación sobre los peligros a la exposición solar, según experto

El jefe del Servicio de Dermatología del Instituto Valenciano de Oncología (IVO), Carlos Guillén, asegura que falta concienciación sobre el peligro que supone la exposición prolongada al sol y advierte de la necesidad de evitar la quemadura solar para prevenir un futuro cáncer de piel.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 11:11

El jefe del Servicio de Dermatología del Instituto Valenciano de Oncología (IVO), Carlos Guillén, asegura que falta concienciación sobre el peligro que supone la exposición prolongada al sol y advierte de la necesidad de evitar la quemadura solar para prevenir un futuro cáncer de piel.

"Nadie debería morirse de un melanoma", afirma el dermatólogo en una entrevista con la Agencia EFE, en la que destaca que es "relativamente sencillo" detectarlo autoexplorándose la piel y si se descubre de forma precoz "se van a curar el cien por cien" de esos tumores, cuya incidencia, afirma, se ha estabilizado.

Para detectar un melanoma tipo "no hace falta hacerse ninguna prueba especial, ni un análisis de sangre, radiografía ni ecografía, simplemente mirar la piel con los ojos de una persona que conoce cómo son los síntomas precoces del cáncer de piel", explica.

"Es muy importante seguir insistiendo en los factores que promueven y son causantes de que el melanoma pueda ser mortal porque pueden ser detectables a tiempo", señala Guillem, quien también dirige el Instituto Valenciano de Dermatología y Estética (IVADE).

Si se observa la aparición de nuevas pecas o lunares o cualquier cambio sobre manchas preexistentes se debe consultar a un dermatólogo porque detectado a tiempo, el melanoma "tiene cien por cien de curabilidad".

"Si no es así, tiene tendencia a diseminarse por los ganglios y puede ser una enfermedad mortal", asevera el experto, que añade que si se metastatiza, la mortalidad puede llegar al 40 o 50 por ciento.

A su juicio, los ciudadanos no están concienciados de los peligros de exponerse a una radiación solar prolongada. "Parece que los consejos de salud que oímos son para otras personas, no para nosotros".

Según Guillem, decir que no tomemos el sol "no es útil ni práctico porque todos vamos a hacerlo, vamos a hacer una actividad al aire libre o tomar una paella al sol este verano. Quien no lo haga va a morir de una depresión o de un infarto, y tampoco es bueno".

Lo que hay que hacer, afirma, es "evitar la quemadura solar", evitar "ponerse como una gamba" y que aparezcan ampollas, porque además de generar un mal estado general se sabe que esa quemadura está relacionada con la aparición de cáncer de piel.

Advierte de que la aparición del tumor no es inmediato, sino que puede diagnosticarse hasta veinte años después porque la piel "tiene memoria".

Las quemaduras solares van produciendo alteraciones en los núcleos de las células, que se reparan fisiológicamente por la noche, pero cuando fallan porque hay muchas quemaduras, producen cáncer.

Afirma que lo que antes era una enfermedad en personas que siempre estaban expuestas al sol por motivos laborales, ahora se ven casos en personas de 30 años que, cuando tenían 10 o 12 años, sufrieron alguna quemadura solar.

Según Guillem, es importante conocer el fototipo cutáneo (capacidad de la piel para el bronceado) antes de exponerse al sol pero recomienda hacerlo con "filtros" como gorras o camisetas, o tomarlo en las horas en las que no es tan fuerte.

Explica que se han desarrollado aplicaciones para el móvil para fotografiarse pecas y lunares y volver a hacerlo seis meses después y comprobar si ha habido algún cambio.

Además, recuerda una campaña de la Fundación de Cáncer de Piel Americano en la que mostraban a un padre con dos niños desnudos en la playa y señalaba que eso podría considerarse maltrato infantil.

"Si un padre o madre conoce los efectos que va a producir esa posible quemadura en un niño de 2 o 3 años, realmente no es darle los cuidados mínimos que necesita", afirma.

Una vez detectado el cáncer, si es de forma precoz hay técnicas como la terapia fotodinámica, que permiten su extirpación sin cirugía y sin dejar cicatriz, y también cremas que estimulan la inmunidad contra el tumor.

En el caso de que haya aparecido en zonas cercanas a los párpados, también puede aplicarse la cirugía micrográfica, que permite analizar los bordes del tumor en el mismo momento de la intervención para que no queden restos.

Aunque no existe una vacuna que prevenga del cáncer de piel, si se ha conseguido en el caso de melanomas metastásicos que el sistema inmunológico reconozca como un agresor a las células del melanoma y las destruya.

"Hace ocho o diez años un melanoma metastásico era mortal en casi un 60 u 80 por ciento de los casos, ya hora se está viendo una supervivencia de 4, 5 o 6 años con esa terapia génica", indica.

Respecto a los Rayos UVA, ha recordado que están considerados cancerígenos de la misma categoría que el tabaco, y aquellos que se exponen a ellos con mucha frecuencia "tiene mayor riesgo de sufrir un cáncer de piel".

Lo más