Estudio muestra que se activan regiones cerebrales distintas para controlar impulsos en trastorno límite de personalidad

Estudio muestra que se activan regiones cerebrales distintas para controlar impulsos en trastorno límite de personalidad

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:12

Un equipo de expertos en trastornos mentales de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), el Hospital Clínico San Carlos y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM) ha observado que los pacientes con trastorno límite de la personalidad (TLP) activan regiones cerebrales distintas para inhibir sus respuestas motoras.

Este trastorno, que se caracteriza por un tipo de comportamiento impulsivo y poco reflexivo, afecta a entre el 0,5 y 6 por ciento de la población. Es uno de los diagnósticos psicológicos y psiquiátricos más frecuentes, y también uno de los que mayor apoyo clínico requiere por su elevado impacto sobre la vida del paciente y familiares.

Una de las principales características que muestran las personas con TLP es la elevada impulsividad, que puede estar asociada a conductas agresivo-impulsivas. También es frecuente el abuso de sustancias, y, en general, un patrón de comportamiento poco reflexivo.

Según lo establecido hasta ahora, este comportamiento puede deberse a dificultades en varios procesos cognitivos y motivacionales, como el déficit en el control inhibitorio que, en otras palabras, corresponde a una falta de habilidad para detener pensamientos o acciones que no son pertinentes o necesarios.

Para su trabajo, publicado en la revista 'Biological Psychology', los investigadores examinaron el control inhibitorio de 40 personas (20 con TLP y 20 sin ningún tipo de trastorno mental) a través de medidas de actividad cerebral y medidas conductuales.

Mientras que las personas sin trastornos médicos ni psicológicos o psiquiátricos activaron regiones prefrontales del cerebro, principalmente el área motora presuplementaria, que es un área típicamente relacionada con el control inhibitorio, los pacientes con TLP activaron regiones posteriores del cerebro, principalmente el precúneo.

"Esta activación atípica observada en los pacientes con TLP podría ser un mecanismo de compensación para paliar una disfunción en las áreas prefrontales del cerebro que sustentan el control del comportamiento. Los resultados señalan la importancia de evaluar, diseñar e implementar intervenciones para mejorar el control inhibitorio y los procesos ejecutivos, así como las bases neurobiológicas que las sustentan, en las personas con TLP", explican los investigadores.

Lo más