Boletín

El esperanzador testimonio de una Síndrome de Down que desfilará en una gala benéfica

Un desfile inclusivo donde los diseños abarcan desde la talla 38 hasta la 50 

Audio

 

COPE.esJosé Melero

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:10

En COPE hemos conseguido hablar con Guadalupe saliendo de los ensayos. Asegura que no está nerviosa: "Llevo varios días un poco preocupada pero ya he conseguido pillarle el tranquillo." No es para menos. Es la primera vez que participará en un desfile de moda. Lo hará en la gala benéfica que se celebrará este sábado en el Colegio Carmelitas de Toledo, y que por quinto año consecutivo organiza la diseñadora Puri Gámez, que regenta en el barrio de Santa Teresa su tienda "Rotos y Descosíos". Los fondos recaudados irán a parar a Cruz Roja Española.

La historia de Guadalupe no llamaría la atención si no fuera porque es síndrome de Down. Su intención es clara: "Tengo que ayudar a la gente pobre, que no tiene comida ni agua para ducharse." Y es que Guadalupe es una mujer comprometida por la causa. De hecho, es una de las principales colaboradoras de Puri a la hora de organizar el desfile: "Ella siempre está muy dispuesta. Me ayuda con la cartelería, la venta de entradas... ¡Es un amor!"


Y es que Guadalupe lo tiene claro: "No tenemos ninguna limitación. Podemos hacerlo todo perfectamente. Y quiero desfilar todos los años desde ahora para ayudar a la gente con menos recursos." Una vena solidaria que le viene de familia: "Mi madre es también socia de Cruz Roja, y yo me quiero apuntar."


Junto a Guadalupe, desfilarán otras treinta mujeres, ninguna de ellas profesional, excepto una de ellas.  "Son clientas y amigas mías. Algunas ya han desfilado otros años, y otras se han incorporado. Lo hacen divinamente y se lo pasan genial", nos confiesa Puri. Santa Teresa se vuelca además con este evento, que ya se ha hecho imprescindible en este barrio toledano: "Una treintena de establecimientos de hostelería y los comercios nos donan parte de sus productos para sortearlos durante el desfile. La gente aquí es muy solidaria."


Un desfile inclusivo en el que los vestidos diseñados por Puri abarcan desde la talla 38 hasta la 50 y tantos. Ángeles, que también desfilará en la pasarela del colegio Carmelitas, lo agradece: "Es un desfile en el que todas tenemos cabida. Se corresponde más al mundo real. Lo irreal son las pasarelas profesionales, que yo no quiero desmerecer, pero esto lo veo más cercano."

Guadalupe cuenta las horas para empezar a desfilar. No quiere fallar ni a familiares ni amigos, que están muy orgullosos de ellas: "Mis padres están muy orgullosos de mí, al igual que mis amigos y Puri." De hecho, será una tarde especial para ella, ya que será reconocida por la organización de la gala. Ya tiene claro a quien se lo dedicará: "A mis padres, a mis amigos Raúl y Santiago y a mi hermano."

Guadalupe es un ejemplo de superación. Desde hace quince años trabaja en la Cámara de Comercio de Toledo. Su lema es no rendirse jamás: "Las personas con discapacidad y con síndrome de Down tenemos que tirar para adelante. Así me lo enseñaron mis padres. Hay que luchar por la vida". Buen mensaje para seguir adelante. 

Lo más