Boletín

El emprendimiento, la opción de los jóvenes tras encadenar trabajos precarios

La principal motivación de los jóvenes para emprender es huir del desempleo y la precariedad laboral

El emprendimiento, la opción de los jóvenes tras encadenar trabajos precarios

 

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:05

La mayoría de los jóvenes deciden emprender para poner en marcha sus proyectos de negocio tras haber encadenado contratos precarios que no les permiten emanciparse y en algunos casos sobrevivir, según ha explicado la gestora de programas de emprendimiento de Acción contra el Hambre, Ana Porras Alcón.

Esta ONG desarrolla iniciativas como "Generación IN" en siete comunidades autónomas, para ayudar a los jóvenes a poner en marcha planes de negocio, adquirir competencias y a los que prestan apoyo financiero gracias a alianzas con entidades de microfinanciación. La principal motivación de los jóvenes para emprender es huir del desempleo y la precariedad laboral. "La mayoría de los jóvenes que acceden a los programas vienen de trabajar por cuenta ajena y de encadenar distintos contratos precarios y por tanto ya llegan desmotivados del mercado laboral; el espíritu de 'yo quiero emprender' de manera inicial es minoritario", asegura Porras.

A nivel de formación, "el porcentaje mayor son jóvenes universitarios, seguido de estudiantes de secundaria y otros sin formación, aunque son menos". El ecologismo, la igualdad de género, el buen trato a animales o la lucha contra la violencia de género impregnan muchos de los negocios creados por jóvenes asesorados por la ONG. "Muchos negocios están vinculados al medio ambiente -como turismo sostenible y agricultura y ganadería ecológica-, a servicios a personas con diversidad funcional, temas vinculados a la economía circular -gestión de residuos- y tiendas de ropa con factor sostenible -restaurantes que gestionan el desperdicio de alimentos", ha detallado.

La idea de emprender llega en la mayoría de los casos a partir de la situación laboral en la que se encuentran: "Están recibiendo salarios muy bajos que no les permite emanciparse, muchos jóvenes tiene dos trabajos para poder tener un sueldo digno y encadenan uno temporal con otro sin estabilidad". Tras participar en estos programas, el 10 por ciento ha logrado desarrollar su negocio y otro 10 por ciento trabajar por cuenta ajena, gracias a las habilidades que ha desarrollado; mientras que el 5 por cierto tiene que cerrar su proyecto, ha añadido.

Algunas historias de jóvenes que quieren emprenden es la de Ana Alarcón, una estudiante murciana de Trabajo Social de 21 años que está creando "Murcia Liberartium", un proyecto para mejorar la calidad de vida de personas de la tercera edad, con enfermedades mentales y con discapacidad mediante el teatro, la música y las artes. "La vía del emprendimiento me da la oportunidad de tener un trabajo para llegar a fin de mes y trabajar en algo que tú quieres y para lo que te has formado", ha asegurado la joven, quien ha destacado que "además suple lo que no está cubriendo el Estado de Bienestar".

Otro emprendedor es Juanjo Pallarés, de 27 años, que tras el traspaso de una librería en Totana (Murcia), la ha puesto en marcha "con un modelo de negocio más actual". "Me dicen que si estoy loco", reconoce este estudiante de historia que tras encadenar trabajos precarios -como comercial, limpiador y camarero- se ha decidido a abrir este negocio, en el que pretende unir la venta de libros con espacios "que permitan desarrollar modelos educativos que tengan en cuentan la ecología y aspectos artísticos y emocionales".

Lo más