Detenida una mujer por realizar 101 cargos fraudulentos en peajes de autopista

Detenida una mujer por realizar 101 cargos fraudulentos en peajes de autopista

Europa Press

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 10:50

Policía Nacional de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja adscritos al Grupo de Delitos Tecnológicos de la Brigada Provincial de Policía Judicial, ha detenido en Logroño a una mujer, de 44 años de nacionalidad rumana y residente en la capital riojana, que había utilizado una tarjeta bancaria para realizar 101 cargos en diferentes autopistas de toda España.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de agosto cuando la víctima, unvarón residente en Logroño, denunció la utilización fraudulenta de una de sustarjetas de crédito, la cual solo utilizaba para hacer cargos a través del teléfonomóvil, nunca físicamente por lo que no tenía un control de dicha tarjeta y hacíatiempo que desconocía su paradero.

900 EUROS DE CARGOS

Los cargos fraudulentos que ascendían a casi 900 euros y que hubiera sidomucho más si el perjudicado no se hubiera percatado de los hechos, se habíanproducido desde enero hasta julio de 2018 y todos ellos en autopistas de peaje,por lo que la cuantía de forma individual no era muy alta, lo cual unido aldistanciamiento en el tiempo provocó que las alertas bancarias de uso fraudulentode tarjeta no se activaran, como sucede con otro tipo de hechos fraudulentos, enlos que son las propias entidades financieras, quienes avisan a sus clientes deque sus tarjetas bancarias pueden estar siendo utilizadas de forma fraudulenta.

Los investigadores de la Policía Nacional iniciaron las pesquisas requiriendo datosa las diferentes empresas concesionarias de autopistas, recabando los mismos,tras lo cual pudieron identificar al vehículo utilizado en la comisión de esos hechosy al conductor habitual del mismo, siendo este una mujer de 44 años de edad, denacionalidad rumana y residente al igual que la víctima en la ciudad de Logroño,la cual tras haberse apropiado de la citada tarjeta, la fue utilizando durante másde seis meses para pagar los viajes que realizaba en autopistas de peaje.

La detenida, tras ser informada de sus derechos y ser recibida en declaración endependencias policiales, fue puesta en libertad con cargos, acusada de un delitocontinuado de estafa, siendo remitido el atestado policial con las diligencias deinvestigación practicadas al Juzgado de Instrucción de Guardia.

CONSEJOS

Desde la Policía Nacional se quiere concienciar a los ciudadanos de la necesidadde mantener unas pautas mínimas de seguridad y garantizar la guardia ycustodia de un medio de pago tan habitual como son las tarjetas bancarias, lascuales no debemos dejar al alcance de otras personas, estén estas activadas ono, una vez que la entidad financiera nos la entregue o nos las envíe por correo.

Debemos tener un control sobre las mismas, a la vez que debemos conocercuántas tarjetas poseemos, siendo muy habitual tener más tarjetas bancarias delas que son necesarias, rechazando las que no vamos a utilizar, ya que grancantidad de tarjetas bancarias, supone en muchas ocasiones una pérdida de esecontrol, al no ser utilizadas de forma habitual y por lo tanto olvidadas.

También se recomienda destruir las mismas cuando estén caducadas o no sevayan a utilizar por diferentes motivos, realizando un control periódico, al menossemanalmente, de los extractos bancarios a través de las diferentes aplicacionesbancarias on-line o en la propia entidad, al objeto de comprobar si los cargos ennuestras cuentas son realmente propios o por si al contrario son fraudulentos, yaque dichas estafas se pueden hacer tanto de forma física como es en el caso quenos ocupa, como a través de internet.

También se aconseja que en caso de falta de uso, pérdida, extravío o sustracciónse proceda a la anulación de la tarjeta bancaria, para ello las entidadesfinancieras o entidades emisoras de tarjetas bancarias (VISA,AMERICANEXPRESS, etc.) poseen líneas telefónicas habilitadas o a través desus aplicaciones on-line en internet, que son las maneras más rápidas deproceder.

Lo más