COPE

Cvirus.-Los hombres predominan en el 85% de los órganos asesores y de toma de decisiones sobre COVID-19 a nivel mundial

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:43

Los hombres predominan en más del 85% de los órganos asesores clave y de toma de decisiones sobre COVID-19 en todo el mundo, con la paridad de género en solo el 3,5%, revela un análisis de los datos disponibles, publicado en la revista en línea 'BMJ Global Health'.

Esto se ha convertido en un "patrón inquietantemente aceptado de gobernanza de la salud mundial" que socava la eficacia de la respuesta a la pandemia y, en última instancia, cuesta vidas, advierten los autores.Ha habido numerosos compromisos mundiales y nacionales para avanzar hacia una gobernanza de la salud global con inclusión de género. Pero el COVID-19 tomó al mundo por sorpresa, lo que provocó que muchos grupos asesores y paneles de expertos se establecieran muy rápidamente.

Para averiguar lo inclusivos y representativos de género que son estos órganos, los autores recopilaron información hasta junio de 2020 sobre la membresía de los órganos de expertos y de toma de decisiones nacionales y mundiales de COVID-19 para 193 Estados miembros de la ONU.

Lo hicieron a través del crowdsourcing, búsquedas específicas de "literatura gris", como investigaciones no publicadas y declaraciones de políticas, y la divulgación a los gobiernos nacionales o las oficinas de país de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La mayor parte de la información sobre membresía, liderazgo y áreas de especialización no era de fácil acceso ni estaba disponible públicamente, lo que obstaculizaba los esfuerzos para obtenerla y, "en última instancia, la capacidad de hacer que los países rindan cuentas de los compromisos asumidos anteriormente", señalan los autores.

Su análisis incluyó 115 grupos de trabajo de COVID-19 de expertos y de toma de decisiones de 87 países. Reveló que los hombres predominan en más del 85% de los grupos de expertos y equipos de trabajo; las mujeres predominan en algo más de 1 de cada 10 (11,5%), con la paridad de género en apenas un 3,5%. Asimismo, el 81% (65) estaban encabezados por hombres en el momento de la búsqueda.

Las mujeres representan el 24%, 24% y 37,5%, respectivamente, del primer, segundo y tercer Comité de Emergencias del Reglamento Sanitario Internacional de la OMS, por ejemplo. Y aunque los grupos de expertos tenían con mayor frecuencia proporciones más altas de mujeres o paridad de género que los comités de toma de decisiones, esto probablemente refleja posibles sesgos sociales y estereotipos de género en torno al liderazgo, sugieren los autores.

En Estados Unidos, por ejemplo, las mujeres representan solo el 9% del Grupo de trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca, pero el 82,5% del Equipo de respuesta al COVID-19 de la agencia principal de salud pública.

Los autores reconocen que el COVID-19 tiende a ser más severo y letal entre los hombres. Pero las mujeres se han visto más afectadas social y económicamente, como resultado de responsabilidades de cuidado prolongadas y no remuneradas, mayor riesgo de violencia doméstica y sexual; y pérdida de acceso a los servicios de salud materna y reproductiva durante el cierre, señalan.

Las pandemias de Ébola y Zika también se asociaron con un aumento de las tasas de mala salud materna y muerte, así como con embarazos no deseados y abortos inseguros, señalan.

"Se necesita urgentemente un 'nuevo modo predeterminado' de gobernanza diversa e interseccional para enfrentar las crisis futuras de frente y guiar una recuperación de COVID-19 saludable y equitativa", afirman.

En primer lugar, esto debería incluir una membresía verdaderamente representativa de los grupos de trabajo nacionales e internacionales, que abarquen género, etnia, raza, cultura, geografía y discapacidad.

En segundo lugar, la acción rápida en situaciones de emergencia se utiliza repetidamente como justificación para eludir la transparencia y restringir la comunicación en nombre de la seguridad sanitaria, cuando nada podría estar más lejos de la verdad. La "gobernanza a puertas cerradas" debería ser reemplazada por una comunicación abierta y transparente y una toma de decisiones como norma, dicen.

Y en tercer lugar, las políticas de recopilación de datos y gobernanza deben ir más allá de la representación binaria para producir resultados que incluyan todo el espectro de género.

"Llegar a una masa crítica de mujeres en puestos de liderazgo, incluso como resultado de una selección intencional o cuotas, beneficia los procesos de gobernanza mediante la alteración del pensamiento grupal, la introducción de puntos de vista novedosos, una mayor calidad de supervisión y gestión, una gestión de riesgos más eficaz y una deliberación sólida", escriben.

Los países con mujeres al mando se han asociado con respuestas COVID-19 particularmente efectivas, menos casos y menores tasas de muerte por la enfermedad, señalan.

"Los hombres que dominan las posiciones de liderazgo en la salud global ha sido durante mucho tiempo el modo predeterminado de gobierno," excluyendo a aquellos "que ofrecen perspectivas, experiencia y realidades únicas.

"Esto no solo refuerza las estructuras de poder inequitativas, sino que socava una respuesta COVID-19 eficaz, lo que en última instancia cuesta vidas", concluyen.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo