COPE

Cvirus.- Estrés, depresión e inactividad podrían interferir con la respuesta inmunológica de la vacuna, según estudio

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:48

Mientras esperamos nuestro turno para vacunarnos contra el SARS-CoV-2, podríamos -y probablemente deberíamos- utilizar el tiempo para asegurarnos de que traemos nuestros seres emocionales y físicos más sanos al tratamiento, según sugiere una nueva revisión de investigaciones anteriores.

Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos) han revisado 49 estudios de vacunas en humanos que datan de hace 30 años y que documentan cómo el estrés, la depresión y las conductas de salud deficientes pueden afectar negativamente la respuesta inmunológica del cuerpo a la vacunación, y cómo el mejoramiento de los factores de salud puede mejorar esa respuesta.

En este trabajo, publicado en la revista científica 'Perspectives on Psychological Science', las respuestas inmunológicas deterioradas tendían a caer en tres categorías: interferencia con el desarrollo de anticuerpos contra el patógeno, erosión más rápida de la protección de anticuerpos que se desarrolla o intensificación de los efectos secundarios de la vacunación.

El estrés constante de rutinas y vidas sociales interrumpidas durante la pandemia puede habernos hecho retroceder cuando se trata de mantener comportamientos saludables, dicen los investigadores. Informan sobre datos recientes de todo el mundo que documentan mayores síntomas depresivos y de ansiedad y más insomnio durante el encierro, un aumento en la venta de alcohol y en la comida en exceso, y menos recuentos de pasos promedio registrados por Fitbits.

Manejar el estrés a través del ejercicio y la meditación consciente, dormir lo suficiente, dejar de fumar o reducir el consumo de tabaco y mejorar nuestra dieta, incluso a corto plazo, justo en el momento de la vacunación, podría influir en la respuesta de nuestro cuerpo, según sugieren las pruebas científicas. Y para aquellos que luchan contra la depresión, ahora sería un buen momento para buscar ayuda profesional.

"Cuando pensamos en la eficacia de la vacuna, a menudo pensamos en la propia vacuna. Mi motivación fue llamar la atención sobre el hecho de que también ponemos sobre la mesa factores importantes - y esos factores son modificables. Si podemos abordarlos ahora, cuando la mayor parte del mundo aún no ha recibido la vacuna, tenemos la oportunidad de hacer que nuestra respuesta a la vacuna sea más rápida, robusta y duradera", explica Annelise Madison, primera autora del artículo.

Los estudios de esta revisión investigaron los efectos de los factores y comportamientos psicológicos en la respuesta inmunológica a una serie de tipos de vacunas, como la gripe, la hepatitis B, la tifoidea y la neumonía. Dado que muchos de los hallazgos han sido consistentes en las respuestas a diferentes vacunas, el equipo consideró que probablemente sean relevantes para la vacuna contra el SARS-CoV-2.

En un estudio de la respuesta inmunológica de los estudiantes de medicina a una vacuna contra la hepatitis B altamente eficaz, todos los estudiantes desarrollaron finalmente anticuerpos, pero los que estaban más estresados o ansiosos por los exámenes que coincidían con las inoculaciones tardaron mucho más tiempo en desarrollar los anticuerpos protectores.

Las investigaciones sobre la respuesta de los adultos mayores a una vacuna contra la neumonía neumocócica mostraron que, aunque todos los participantes en el estudio desarrollaron inicialmente anticuerpos con rapidez, la respuesta de los anticuerpos disminuyó durante los tres a seis meses siguientes en los que eran cuidadores crónicamente estresados que cuidaban a cónyuges con demencia.

"Estos hallazgos sugieren que con la vacuna COVID-19, cuando las personas están más estresadas y más ansiosas, podría tomar un poco más de tiempo desarrollar anticuerpos, por lo que probablemente deberían dejar pasar un poco más de tiempo antes de asumir que están protegidas". Otra posibilidad es que el estrés pueda erosionar la protección más rápidamente", detalla Kiecolt-Glaser.

Las investigaciones anteriores de su laboratorio también han demostrado que los adultos mayores, que se consideran en mayor riesgo de tener síntomas severos de COVID-19, a veces no responden bien a las vacunas contra la gripe. En un estudio, solo el 20 por ciento de los adultos estresados de 71 años o más desarrollaron anticuerpos después de la vacuna contra la gripe.

Estudios adicionales en su laboratorio mostraron que las personas que estaban deprimidas experimentaban efectos secundarios posteriores a la vacunación como letargo, malestar e irritabilidad durante un período de tiempo más largo que las personas que no estaban deprimidas.

Según investigaciones anteriores, una serie de intervenciones pueden ayudarnos a sacar el máximo provecho de la vacuna: masaje y escritura expresiva para el manejo del estrés, actividad física a corto y largo plazo, incluyendo 25 minutos de ejercicios para los brazos antes de la inyección, y suplementos nutricionales. Todos ayudaron a aumentar la respuesta de los anticuerpos o a reducir los efectos secundarios en estudios anteriores. "Y cuando sepas que vas a recibir la vacuna al día siguiente, intenta dormir bien. Solo una noche, y entrando completamente descansado, puede ser útil", apunta.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar