Boletín

CÁNCER INFANTIL

Cuarenta menores con cáncer reciben fármacos personalizados en Vall d'Hebron

Una cuarentena de niños y adolescentes con cáncer han recibido tratamiento personalizado dentro del programa Comik (Cancer Omics for Kids-Medicina Ómica en Niños), que el Hospital Vall d'Hebron puso en marcha en 2016 bajo la dirección de Soledad Gallego.,Este programa posibilita hacer análisis genéticos exhaustivos de los tumores en aquellos casos en que los pacientes no responden a los tratamientos actuales o han recaído, con los que obtienen una traza molecular especí

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:53

Una cuarentena de niños y adolescentes con cáncer han recibido tratamiento personalizado dentro del programa Comik (Cancer Omics for Kids-Medicina Ómica en Niños), que el Hospital Vall d'Hebron puso en marcha en 2016 bajo la dirección de Soledad Gallego.

Este programa posibilita hacer análisis genéticos exhaustivos de los tumores en aquellos casos en que los pacientes no responden a los tratamientos actuales o han recaído, con los que obtienen una traza molecular específica de cada tumor, única y singular para el tumor de cada paciente, y así usar terapias dirigidas basadas en las anomalías moleculares detectadas.

Según la doctora Raquel Hladun, del Servicio de Oncología Pediátrica de Vall d'Hebron, el cáncer infantil es diferente al del adulto, tanto en su origen y sus tipos como en su evolución porque son resultado de anomalías genéticas y moleculares específicas que se originan durante el desarrollo o en las primeras etapas de la vida, por lo que, a diferencia de los tumores de adultos, no se asocian con el estilo de vida o con factores ambientales.

A pesar de los avances en la supervivencia, hasta un 25 % de los tumores pediátricos actualmente no tienen curación, de ahí la importancia del programa Comik, que pretende identificar terapias efectivas para el subgrupo de pacientes con mal pronóstico.

Según ha detallado Gabriela Guillén, de la Unidad de Cirugía Oncológica Pediátrica de Vall d'Hebron, toman "una muestra del tumor para poder hacer el análisis molecular, y una pequeña parte del tejido tumoral extraído se implanta en ratones".

De este modo, los tumores evolucionan en los ratones y los expertos pueden testar diferentes tratamientos.

Actualmente, esta técnica ya se lleva a cabo en otros centros en tumores sólidos infantiles, aunque, en la mayoría de los casos, la implantación del tumor tiene lugar en el tejido subcutáneo del animal.

En cambio, en el programa Comik, el tejido tumoral del paciente se implanta en el mismo órgano o zona que el tumor original, por lo que Vall d'Hebron es pionero en emplear en un programa de cáncer infantil esta técnica que permite crear "tumores espejo".

"Estos tumores espejo crecen y evolucionan en el ratón de forma más fiel a los tumores que se implantan bajo la piel, ya que el comportamiento de los tumores depende del entorno en el que se encuentran. Por tanto, no es lo mismo que el tumor evolucione bajo la piel a que lo haga en el órgano de origen. La evolución de estos tumores espejo es más parecida a la que ocurre en el paciente", ha señalado Guillén.

De este modo, los médicos testan en los ratones los tratamientos personalizados para el tumor específico de cada paciente evitando la exposición del paciente a fármacos inefectivos.

Lo más