COPE

CORONAVIRUS JÓVENES (Crónica)

La COVID impulsa el éxodo de jóvenes desde Madrid a sus lugares de origen

La pandemia del coronavirus unida a la precariedad laboral y los altos precios de la vivienda ha llevado a muchos jóvenes a tomar la decisión de abandonar Madrid para volver a sus lugares de origen, como Lucas, un canario de 29 años que aspira a "trabajar de lo que sea" convencido de que sus condiciones de vida mejorarán.,Lucas, que estudió Comunicación Audiovisual, cuenta que ha vivido durante ocho años "en el Metro; de una línea a otra, para llegar a la univ

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:21

Ana Márquez.

La pandemia del coronavirus unida a la precariedad laboral y los altos precios de la vivienda ha llevado a muchos jóvenes a tomar la decisión de abandonar Madrid para volver a sus lugares de origen, como Lucas, un canario de 29 años que aspira a "trabajar de lo que sea" convencido de que sus condiciones de vida mejorarán.

Lucas, que estudió Comunicación Audiovisual, cuenta que ha vivido durante ocho años "en el Metro; de una línea a otra, para llegar a la universidad, comer dentro del propio transporte público para llegar a tiempo a las prácticas y después volver a casa".

"Desde que acabé la universidad he ido solapando prácticas con precarios empleos temporales y, de nuevo, con prácticas", se lamenta el joven, a la vez que se avergüenza al reconocer que ha llegado a tener que pedir ayuda a sus padres para poder llegar a fin de mes.

Ante la segunda ola de la pandemia, cree que lo mejor que puede hacer es volver a su tierra y "trabajar de lo que sea" porque, seguramente, sus condiciones de vida mejorarán en comparación a Madrid.

"Vine con mucha ilusión, con ganas de comerme el mundo pero no puedo aguantar más. Necesito estar cerca de mi familia y, de paso, cerca del mar", reconoce.

Álex, un estudiante de ciencias políticas de la Universidad Complutense de Madrid de 25 años, ha vuelto a Benicassim (Castellón) al tener la opción de seguir las clases telemáticamente durante la pandemia.

"Vivía literalmente en un zulo sin luz y casi sin ventilación y pagaba 350 euros por una habitación que no tenía ni ventanas", relata a Efe.

Después de cinco años en la capital, Adriana y Máximo, de 30 y 32 años, han decidido volver a su hogar, Valencia. Cuando llegaron sabían que Madrid iba a ser su ciudad sólo durante un tiempo, no tenían prisa por irse, pero tras el confinamiento pusieron en marcha el mecanismo para volver a su lugar de origen.

Él seguirá teletrabajando desde Valencia y ella ha decidido dejar su trabajo indefinido como arquitecta por estar cerca de su familia y ganar en calidad de vida.

Para ambos, el confinamiento fue "muy duro, en un piso casi sin luz natural, sin espacios" y, ahora, la incertidumbre sobre qué pasará ha precipitado la mudanza.

La opción de poder trabajar a distancia ha animado a David, de 27 años, a hacer la maleta y volver a Áviles, Asturias, tras vivir cuatro años en la capital.

Desde que empezó la pandemia, su empresa de desarrollo software ha abogado por el teletrabajo y no hay planes de retorno a la oficina a corto plazo.

Aunque dejar Madrid ha sido una decisión "dura" al tener que romper con la vida que tenía en la capital, Asturias le ofrece "tranquilidad" en los tiempos del coronavirus ya que "no vive con la incertidumbre constante" de qué se podrá hacer o no en el día de mañana, sumado a la calidad de vida y unos precios más bajos.

Otro ejemplo de 'éxodo' son Cristina y Mario, de 29 años, que acabaron su residencia como médicos internistas en el hospital Doce de Octubre este año, tras meses de mucho trabajo, y han dejado la capital tras aceptar un contrato de trabajo en el País Vasco.

"La decisión ha sido, sobre todo, laboral. Las condiciones de los contratos en Madrid son terroríficas", aseguran.

El 'Análisis de las consecuencias socioeconómicas de la COVID-19 sobre la población joven en España', realizado por el Instituto de la Juventud (INJUVE), recoge que tras los meses de confinamiento, sólo están ocupadas el 33,5% de las personas de 16 a 29 años, y muchas de ellas abandonan la búsqueda activa de empleo.

La presidenta del INJUVE, María Teresa Pérez, ha señalado a Efe que la pandemia ha agravado las "nefastas" condiciones de la juventud, ya que en Madrid se ha forjado un "sálvese quien pueda" con el que muchos "deciden volver a casa de sus padres".

"Es la segunda crisis, en poco más de una década, a la que se enfrenta la juventud. No está experimentando una nueva normalidad sino una vieja agravada por la incertidumbre y la inestabilidad que se está cronificando en este sector de la población", ha apuntado.

En el caso concreto de Madrid, el salario de los jóvenes entre los 16 y los 24 es de 10.531,04 euros anuales y asciende hasta los 15.067,75 entre los 25 y los 29, según el último informe del Observatorio de Emancipación del Consejo de Juventud de la Comunidad de Madrid.

"Los jóvenes madrileños deberían destinar el 105 por ciento de su sueldo para cubrir el alquiler medio en la región, de 1.176 euros; lo que incide en que solo un 20,5 por ciento de ellos se haya emancipado, de los cuáles el 11 % son jóvenes que no han nacido en la región", explica a Efe la presidenta de esta institución, Laura Moreno, que recalca que los salarios de los trabajos precarios son "incompatibles" con el precio de una vivienda digna.

Por ello, pide a la Comunidad de Madrid que "ponga el foco" en ayudar a los jóvenes, una reivindicación que ya era necesaria desde el inicio de la pandemia, para hacer a la región "atractiva" y evitar que este 'éxodo' vaya a más.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar