COPE

La COVID-19 conlleva un mayor riesgo de trastornos neurológicos y psiquiátricos, según un estudio

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:31

Uno de cada tres supervivientes de COVID-19 recibe un diagnóstico neurológico o psiquiátrico en los seis meses siguientes a la infección por el virus del SARS-CoV-2, según estima un estudio observacional de más de 230.000 registros sanitarios de pacientes publicado en la revista 'The Lancet Psychiatry'.

"Estos son datos del mundo real de un gran número de pacientes. Confirman las elevadas tasas de diagnósticos psiquiátricos tras la COVID-19 y muestran que también se producen trastornos graves que afectan al sistema nervioso (como el ictus y la demencia). Aunque estos últimos son mucho más raros, son significativos, especialmente en aquellos que tuvieron COVID-19 grave", explica El profesor Paul Harrison, autor principal del estudio, de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

"Aunque los riesgos individuales para la mayoría de los trastornos son pequeños, el efecto en toda la población puede ser sustancial para los sistemas de atención sanitaria y social debido a la escala de la pandemia y a que muchas de estas afecciones son crónicas. En consecuencia, los sistemas de atención sanitaria deben contar con los recursos necesarios para hacer frente a las necesidades previstas, tanto en los servicios de atención primaria como en los secundarios", añade el experto.

En esta investigación se analizaron los datos de las historias clínicas electrónicas de 236.379 pacientes con COVID-19 de la red TriNetX, con sede en Estados Unidos, que incluye a más de 81 millones de personas. Se incluyeron en el análisis los pacientes mayores de 10 años que se infectaron con el virus SARS-CoV-2 después del 20 de enero de 2020 y que seguían vivos el 13 de diciembre de 2020. Este grupo se comparó con 105.579 pacientes diagnosticados de gripe y 236.038 pacientes diagnosticados de cualquier infección de las vías respiratorias (incluida la gripe).

En general, la incidencia estimada de ser diagnosticado con un trastorno neurológico o de salud mental después de la infección por COVID-19 fue del 34 por ciento. Para el 13 por ciento de estas personas fue su primer diagnóstico neurológico o psiquiátrico registrado.

Los diagnósticos más comunes tras la infección por COVID-19 fueron los trastornos de ansiedad (que se dieron en el 17 por ciento de los pacientes), los trastornos del estado de ánimo (14 por ciento), los trastornos por abuso de sustancias (7 por ciento) y el insomnio (5 por ciento). La incidencia de resultados neurológicos fue menor, incluyendo un 0,6 por ciento de hemorragia cerebral, un 2,1 por ciento de ictus isquémico y un 0,7 por ciento de demencia.

Los riesgos de un diagnóstico neurológico o psiquiátrico fueron mayores en los pacientes con COVID-19 grave, pero no se limitaron a ellos. En comparación con la incidencia global del 34 por ciento, se produjo un diagnóstico neurológico o psiquiátrico en el 38 por ciento de los que habían sido ingresados en el hospital, en el 46 por ciento de los que estaban en cuidados intensivos y en el 62 por ciento de los que tenían delirio (encefalopatía) durante su infección por COVID-19.

Este gradiente de riesgo se aplicó también a los trastornos individuales. Por ejemplo, el 2,7 por ciento de las personas que necesitaron cuidados intensivos y el 3,6 por ciento de las personas con encefalopatía tuvieron una hemorragia cerebral (en comparación con el 0,3 por ciento de las personas sin hospitalización); el 6,9 por ciento y el 9,4 por ciento tuvieron un accidente cerebrovascular isquémico (en comparación con el 1,3 por ciento sin hospitalización); el 1,7 por ciento y el 4,7 por ciento desarrollaron demencia (el 0,4 por ciento sin hospitalización); y el 2,8 por ciento y el 7 por ciento fueron diagnosticados con un trastorno psicótico (el 0,9 por ciento sin hospitalización).

Los autores también examinaron a las personas que sufrieron gripe y otras infecciones de las vías respiratorias durante el mismo periodo de tiempo para ayudar a entender si estas complicaciones neurológicas y de salud mental estaban relacionadas específicamente con la COVID-19.

Después de tener en cuenta las características de salud subyacentes, como la edad, el sexo, el origen étnico y las condiciones de salud existentes, hubo en general un 44 por ciento más de riesgo de diagnósticos neurológicos y de salud mental después de la COVID-19 que después de la gripe, y un 16 por ciento más de riesgo después de la COVID-19 que con las infecciones de las vías respiratorias.

En consecuencia, los autores afirman que la COVID-19 conlleva un mayor riesgo de trastornos neurológicos y psiquiátricos que estas otras afecciones. Sin embargo, esto no se observó para todas las afecciones; no hubo pruebas claras de que la COVID-19 condujera a un mayor riesgo de parkinsonismo o y síndrome de Guillain-Barré.

"Nuestros resultados indican que las enfermedades cerebrales y los trastornos psiquiátricos son más comunes después de la COVID-19 que después de la gripe u otras infecciones respiratorias, incluso cuando los pacientes están emparejados por otros factores de riesgo. Ahora tenemos que ver qué ocurre más allá de los seis meses". El estudio no puede revelar los mecanismos implicados, pero sí señala la necesidad de una investigación urgente para identificarlos, con vistas a prevenirlos o tratarlos", concluye Max Taquet, coautor del estudio, también de la Universidad de Oxford.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar