Boletín

SALUD ANTIBIÓTICOS

El consumo de antibióticos baja por primera vez desde 2012 y en un 7,2 %

El consumo de antibióticos en humanos ha disminuido por primera vez desde 2012 y lo ha hecho en un 7,2 % entre 2016 y 2017, y además también se ha registrado una bajada del 14 % en las ventas de antibióticos veterinarios desde 2015.,Es la primera vez que se reduce el consumo de antibióticos en humanos desde 2012, en que comenzó una tendencia ascendente que ahora se corrige, según ha señalado la directora de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemp

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:54

El consumo de antibióticos en humanos ha disminuido por primera vez desde 2012 y lo ha hecho en un 7,2 % entre 2016 y 2017, y además también se ha registrado una bajada del 14 % en las ventas de antibióticos veterinarios desde 2015.

Es la primera vez que se reduce el consumo de antibióticos en humanos desde 2012, en que comenzó una tendencia ascendente que ahora se corrige, según ha señalado la directora de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps), María Jesús Lamas, durante su intervención en el XXVI Congreso Nacional de Medicina General y de Familia.

En su presentación en el Congreso que se celebra en Santiago y concluye mañana, Lamas ha detallado los logros del plan de resistencia bacteriana de 2014 a 2018 y ha avanzado el nuevo plan 2019-2021, que aprobó el Consejo Interterritorial de Salud del pasado 4 de mazo, ya que hace falta reducir más el consumo pues está por encima de la media europea. Es más, España es el quinto país de mayor consumo de antibiótico por población.

El nuevo plan contempla como estrategia la prescripción diferida de antibióticos (recetar al paciente e instruirle para que solo adquiera y use el fármaco si los síntomas empeoran al cabo de unos días) para frenar el excesivo consumo de estos medicamentos.

Solo uno de cada tres pacientes (el 31 %) necesita recurrir finalmente al tratamiento antibiótico prescrito.

También incluye la creación de la red de laboratorios para la vigilancia de los microorganismos resistentes.

Los antibióticos combaten las infecciones bacterianas y usados correctamente salvan vidas, pero un excesivo consumo lleva a las bacterias a ser capaces de resistir los efectos del antibiótico.

El plan era necesario porque la resistencia bacteriana causa cada año 3.000 muertes en España (más que los accidentes de tráfico).

Según el Eurobarómetro, uno de cada tres españoles cree que los antibióticos curan la gripe y el 5 % se automedica con ellos.

En Europa, la resistencia causa 33.000 muertes al año y ya a nivel mundial en 2050 se espera que cause 10 millones, con lo que en los próximos 30 años, según Llamas, podrían morir de forma prematura por este motivo 300 millones. El problema acarreará también costes materiales, que en 2050 superarán los 80 billones de euros.

En el plan, que coordina la Aemps, colaborarán ocho ministerios: el de Sanidad, Agricultura, Economía, Educación, Interior, Defensa, Ciencia y Transición Tecnológica, además de todas las comunidades autónomas y más de 70 sociedades científicas, organizaciones colegiales, universidades y asociaciones profesionales.

Lo que se persigue es consolidar la implementación de los Programas de Optimización de Uso de Antibióticos (PROA), y para ello se creará en ellos la figura del coordinador científico-técnico en cada comunidad, un grupo asesor, un registro nacional de unidades y se proporcionará una herramienta informática que sirva de ayuda a estos servicios.

Además, según ha explicado, se impulsarán las guías terapéutica antimicrobiana y se revisarán los formatos de los envases de los antibióticos, porque, según ha dicho, hay que adaptar la duración del tratamiento según las recomendaciones actuales de los síndromes infecciosos más prevalentes en la población.

También hay que establecer mecanismos regulatorios para favorecer el uso de los envases de menor tamaño y cumplir los tratamientos completos y evitar los sobrantes.

Lo más