DÍA SIDA

Científicos investigan sobre el envejecimiento prematuro en personas con sida

El Instituto de Investigación del Sida IrisCaixa y la Fundación de Lucha contra el Sida investigan sobre las consecuencias del envejecimiento prematuro del sistema inmunitario de las personas con VIH y el aumento del riesgo de padecer otras patologías.,"El sistema inmunitario envejece con el tiempo. Y en las personas con VIH este proceso, conocido como inmunosenescencia, es prematuro porque su inmunidad ha estado activada por la presencia de una infección crónica", ha ex

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 12:45

El Instituto de Investigación del Sida IrisCaixa y la Fundación de Lucha contra el Sida investigan sobre las consecuencias del envejecimiento prematuro del sistema inmunitario de las personas con VIH y el aumento del riesgo de padecer otras patologías.

"El sistema inmunitario envejece con el tiempo. Y en las personas con VIH este proceso, conocido como inmunosenescencia, es prematuro porque su inmunidad ha estado activada por la presencia de una infección crónica", ha explicado el investigador IGTP Julià Blanco, con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el Sida.

La comunidad científica se enfrenta desde hace años al reto del envejecimiento prematuro de las personas con VIH.

Este 2018 se cumplen 35 años desde que la revista Science publicó un artículo en el que identificaba que el agente causante del sida era un retrovirus.

Ahora, los que lograron sobrevivir a aquella época y sobre todo los que fueron diagnosticados tras la aparición de la triple terapia antirretroviral (TAR) llegan a edades avanzadas en las que se evalúa qué consecuencias puede tener el hecho de envejecer siendo portadores del VIH.

"Más de un 50 % de los 3.000 pacientes de nuestra Unidad de VIH, en el Hospital Germans Trias i Pujol, tienen más de 50 años. Tenemos pacientes infectados en los 90 y que ahora se están jubilando", ha señalado la médica y jefa de la línea de Envejecimiento y Complicaciones asociadas al VIH, la doctora Eugenia Negredo.

El grupo de Virología e Inmunología Celular de Julià Blanco trabaja actualmente en una técnica para medir la longitud de los telómeros en las células inmunitarias de las personas VIH y poder determinar de una manera más precisa su nivel de envejecimiento prematuro.

"Si las personas que se infectan no son diagnosticadas y comienza el tratamiento rápidamente, el número de CD4 -un tipo de células- puede bajar tanto que ya no hay manera de recuperarlo. Y esta carencia sabemos que está relacionada con la inmunosenescencia prematura", ha añadido Blanco.

En este campo, IrisCaixa y la Fundación Lucha contra el Sida colaboran en un estudio para comprobar si la administración de estatinas, un fármaco contra el colesterol, puede reducir los niveles de inflamación y disminuir así este envejecimiento.

"Uno de los grandes problemas en la población de más edad -ha señalado Blanco- es la infección no diagnosticada, que contribuye a una mayor expansión del VIH, una peor recuperación del sistema inmunitario y una mayor inmunosenescencia, lo que agrava las secuelas de la infección".

El grupo de Blanco ha colaborado con el de Negredo que coordina una cohorte de 200 personas con VIH mayores de 60 años, para estudiar las diferencias en el envejecimiento de los sistemas inmunitarios de las personas VIH+ y VIH-.

Según los datos analizados hasta ahora, no se detecta un envejecimiento prematuro de la población, pero sí un envejecimiento más acentuado, es decir, un aumento de las enfermedades a partir de los 70 años: casos de osteoporosis, colesterol elevado y problemas hepáticos, cánceres y enfermedades cardiovasculares.

"Tenemos que pensar que, si la mitad de las personas con VIH que atendemos en el hospital ya tienen más de 50 años, en 20 años estas personas llegarán a la vejez", ha explicado Blanco.

El investigador ha asegurado que hay que prepararse para los casos en los que no sea posible frenar este envejecimiento y ver qué necesidades especiales tendrán, no sólo a nivel inmunológico, sino también cognitivo o hepático.

En este sentido, Negredo ha subrayado que un factor social muy poco evaluado hasta ahora y que puede suponer un problema dentro de unos años es que "en este colectivo suele haber un mayor porcentaje que vive sola o no tiene ningún apoyo social".

Lo más