COPE

Newsletters
Registrarme

7 de cada 10 personas que sufren un ictus sobreviven en España

Al año se producen 120.000 ictus y es la principal causa de discapacidad

Audio

Pablo Delgado / Carmen Labayen

Pablo Delgado / Carmen Labayen

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 17:12

Al año en España se producen 120.000 infartos cerebrales, más conocidos como ictus. Dos tercios de los pacientes sobreviven pero, de ellos, el 10 por ciento tienen secuelas de por vida. Hipertensión, colesterol, diabetes, contaminación, estrés, fumar o la edad son factores de riesgo para sufrir un ictus, la principal causa de discapacidad en nuestro país.

En España hay 220 hospitales preparados para atender a pacientes de ictus en todas las Comunidades Autónomas. Andalucía lidera la lista con 42 centros y La Rioja, la que menos, tiene dos.

‘‘Lo importante es que la población esté cubierta y tenga un centro de referencia al que ir’’ explica María del Mar Freijo, coordinadora de la unidad de ictus del Hospital universitario Cruces de Bilbao. ‘‘El que no todos los hospitales tengan unidad de ictus, no quiere decir que no puedan acceder a una. Tal y como está organizado el sistema asistencial, si alguien tiene síntomas de ictus y llama a emergencias, la ambulancia te va a llevar al centro con unidad de ictus más cercana’’.

Leticia la Chica sufrió un ictus el pasado enero. La ambulancia llegó a tiempo y apenas una hora después estaba en la UVI del hospital con unidad de ictus más cercano, en su caso, el Hospital La Paz de Madrid. Le afectó a la movilidad de la parte izquierda de su cuerpo (hemiplejia) y padeció hipersensibilidad en la piel de ese lado. Una simple caricia era muy dolorosa: las neuronas estaban alteradas, no recibían la información real. Después de 15 días hospitalizada le dieron el alta y empezó con rehabilitación para superar la hemiplejia.

‘‘No podía mover mi brazo y mi pierna, no por falta de fuerzas, sino porque el cerebro no mandaba la orden. Esto no es como otras enfermedades que te tomas una pastilla de forma pasiva. Aquí es fundamental el ánimo que uno tenga para ir a la terapia diaria a hacer los ejercicios’’ explica Leticia.

‘‘El sedentarismo agrava las secuelas: menos calidad de vida y los problemas a largo plazo que produce la inmovilidad’’ apunta José López, fisioterapeuta y Director Técnico del Centro Europeo de Neurociencias.

La necesidad de varios especialistas en la neurorehabilitación

El objetivo de la neurorehabilitación es que el paciente recupere la mayor autonomía posible y su ‘‘gran secreto es que debe ser inmediata e intensa y multidisciplinar’’ explica Leticia. Tras once meses de terapia intensiva en Centro Europeo de Neurociencias, hoy tiene cierta autonomía.

Este tratamiento va dirigido al cerebro, ‘‘es lo que hay que rehabilitar, no los músculos ni las articulaciones. Si una persona no puede, por ejemplo, caminar tras un ictus, no es porque tenga mal la musculatura, sino porque no funcionan las conexiones entre su cerebro y sus músculos’’ explica López.

Dependiendo de la zona dañada, el paciente necesitará más o menos especialistas, en cualquier caso un trabajo multidisciplinar. El equipo de profesionales lo pueden formar neurólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, neuropsicólogos, logopedas y licenciados en ciencias del deporte. Teresa Marín es terapeuta ocupacional, otra de las especialidades dedicadas a tratar el daño cerebral. Explica una terapia de neurorehabilitación con este ejemplo:

‘‘Para conseguir que el paciente, por ejemplo, se lave los dientes, el fisioterapeuta vigilará que la musculatura funcione correctamente en cada momento. El terapeuta ocupacional realiza actividades preparatorias para que esté lo mejor predispuesto posible para realizar es actividad, por ejemplo, trabajar el agarre de la mano. También se hacen actividades de capacitación para simular la actividad real. Por ejemplo, para simular el desenrosque del tapón de la pasta de dientes, se practica el ejercicio con tapones de botella o apretar mansillas de cara a apurar la pasta de dientes. El psicólogo trabajará que el paciente reconozca lo que es el cepillo de dientes, las secuencias de lavarse los dientes (abrir la pasta, coger el cepillo, abrir el grifo, acercarse el cepillo a la boca…)’’.

El cerebro ha perdido unas funciones que debe aprender desde cero. Por ello la rehabilitación es muy lenta y progresiva.

‘‘No hay que dejarse llevar por la pereza’’ explica Leticia la Chica. En su caso, está aprendiendo a volver a andar por la hemiplejia que sufre por el ictus. ‘‘Las cosas se aprenden repitiendo. Cuanto más andes, pues mejor. Es como aprenderte una lección, tienes que leertela todas las veces que puedas’’. Por otra parte, reconoce que ‘‘estás constantemente pensando: ‘me caigo, me caigo, me caigo’... y ese miedo hay que superarlo repitiendo’’.

La neuro-rehabilitación ha ido cambiando mediante el descubrimiento de las funciones del cerebro. ‘‘Antes eran terapias más pasivas: los pacientes no participaban. Ahora la persona tiene que estar implicada activamente, durante más horas (4-6 horas diarias) con empleo de tecnologías avanzadas como sistemas robóticos que ayudan a caminar’’ explica López.

Sin embargo en España, pocos centros, y privados, cuentan con terapias aplicadas a aparatos y tecnología. Si bien, los que más lo necesitan son los casos más graves para garantizar una autonomía lo más plena posible. ‘‘Es una carencia mundial: hay varios centros mundiales de referencia, pero no son la norma’’ puntualiza López.

Y se sigue investigando la aplicación de la tecnología a la neurorehabilitación. María del Mar Freijo, además Coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología https://www.sen.es/, asegur que ‘‘la tecnología se está desarrollando, hay aplicaciones, pero estamos en los inicios investigando si pueden aportar más las máquinas, como exoesqueletos, que los propios profesionales’’.

Cómo afrontar económicamente una neurorehabilitación integral

La rehabilitación comienza en el hospital, allí se cubre la fase aguda del ictus, la de riesgo de muerte. Después continúa la rehabilitación en ambulatorios o en el propio hospital. Sin embargo, las listas de espera y la importancia de los primeros seis meses de rehabilitación, si el paciente lo necesita, llevan a muchos a pasarse a la sanidad privada. Es el caso de Gustavo Molina, de la Asociación DACE (Daño Cerebral Adquirido de Sevilla). Su mujer sufrió un ictus en 2014 y llevan seis años con rehabilitación privada porque ‘‘si no hay rehabilitación, se vuelve atrás. Si no se interviene, se pierden funciones’’.

Además, ‘‘un fisioterapeuta de neurorehabilitación puede costar entre 65-70 euros la hora. Si vas tres días por semana, dos horas por día, te dejas 400 euros a la semana solo en fisioterapeuta. Luego depende de las especialidades que necesite cada caso y el grado de afectación. Si necesita cuatro especialistas que cobran lo mismo, multiplica’’. De necesitar varios profesionales, solo en los primeros seis meses, el coste puede alcanzar los 54.000 euros. Y dependiendo de la zona del cerebro, la rehabilitación durará más o menos.

Hay otras salidas, también privadas, para personas con cierta autonomía que van a pasar el día y recibir las terapias. Rondan los 1.200 euros la plaza al mes.

Otra opción son los seguros de vida para protegerse económicamente del coste por una posible rehabilitación. ‘‘Las personas, que, por desgracia, han tenido la experiencia de tener algún familiar o amigo en rehabilitación por un ictus, suelen preguntarnos si existe algún seguro que lo cubra’’ explica Javier Elena Beser, gerente de la correduría de seguros Elena Beser. ‘‘Normalmente, se piensa que un seguro de vida se activa únicamente en casos de fallecimiento o invalidez, pero existe también la cobertura de enfermedades graves. Ojo, porque algunos seguros de vida excluyen ciertos tipos de ictus y exigen justificar daños neurológicos a los tres meses del diagnóstico, cuando lo que se necesita, es recibir la indemnización lo antes posible. El seguro de vida más recomendable es aquel que no aplica las anteriores exclusiones/exigencias… ni anula el seguro o resto de coberturas, como la invalidez, cuando indemniza al asegurado por la cobertura de enfermedades graves’’.




Escucha en directo COPE, la radio de los comunicadores mejor valorados. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de COPE para iOS (iPhone) y Android.

Y recuerda, en COPE encontrarás el mejor análisis sobre la actualidad, las claves de nuestros comunicadores para entender todo lo que te rodea, las mejores historias, el entretenimiento y, sobre todo, aquellos sonidos que no puedes encontrar en ningún otro lado.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro.

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro.

Escuchar