Cada año se detectan en España cerca de 4.000 tumores de origen desconocido, según GECOD

Cada año se detectan en España cerca de 4.000 tumores de origen desconocido, según GECOD

Europa Press

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:38

Cada año se detectan en España cerca de 4.000 tumores de origen desconocido, lo que representa entre el 3 y el 7 por ciento de los nuevos casos de cáncer que se diagnostican en España, según el doctor Ferran Losa, del Hospital Sant Joan Despí-Moises Broggi/ICO Hospitalet (Barcelona) y presidente del Grupo Español de Cáncer de Origen Desconocido (GECOD).

El experto ha participado en la celebración del primer simposio del grupo a nivel nacional el pasado 23 de noviembre, organizado con la colaboración de la Sociedad Española de Oncologia Médica (SEOM) y con el apoyo principal de Foundation Medicine de Roche y otras compañías como Ferrer, Pficer, Ipsen, Lilly, Merck, Sanofi y Amgen. Así, diferentes especialistas ha realizadi una revisión exhaustiva y actualizada sobre la detección y manejo de estos tumores.

Los cánceres de origen desconocido son aquellos que se manifiestan en forma de metástasis y de los que no se identifica el origen del tumor primario. El presidente de GECOD indica que son tumores en los que resulta "fundamental" disponer de información sobre las alteraciones genéticas que permita aplicar tratamientos cada vez más dirigidos, en lo que se viene llamando la medicina de precisión.

"Esto se debe a que sus características hacen que no progrese donde se originó, pero en forma de enfermedad diseminada. Puede ser porque estos tumores no cuenten con las condiciones necesarias para su crecimiento en el lugar de origen o por peculiaridades genéticas inherentes al propio tumor. En cualquier caso, el diagnóstico supone ya de por sí una fase avanzada de la enfermedad, para lo cual es importante actuar con rapidez para ofrecer a nuestros pacientes las mejores opciones de tratamiento", explica Losa.

LA CLAVE: EL TIEMPO

A diferencia de otros tumores en los que el diagnóstico en fases tempranas constituye uno de los principales retos, en el caso de los cánceres de origen desconocido este planteamiento no tiene cabida ya que, por definición, son tumores que se presentan ya en fases metastásicas sin que se conozca su origen primario.

"Es importante que, en cuanto se determine la falta de evidencia del tumor primario, y una vez realizado un estudio radiológico y anatomopatológico bien protocolizado, se recurra a un experto en esta patología para valorar la indicación de realizar un diagnóstico molecular, que permita ganar tiempo y facilitar información que nos oriente a cómo tratarlo y, a la vez, evitar pruebas innecesarias", señala el doctor.

Asimismo, el presidente del GECOD ha insistido en la importancia de aplicar algoritmos diagnósticos que permitan identificar dentro de los tumores de origen desconocido aquellas situaciones que por su forma de presentación se dispone de tratamientos bien establecidos.

"Para estos últimos, sí contamos con opciones de tratamiento. En el resto, es fundamental estudiar bien los genes para detectar mutaciones concretas y aplicar tratamientos de precisión. A través de la investigación clínica esperamos que se confirme que el paciente tendrá mejores resultados aplicando un tratamiento dirigido teniendo en cuenta la información genética del tumor, que si se aplica un tratamiento empírico como se ha venido haciendo hasta ahora", concluye.

Lo más