Ares Teixidó, sin denuncias de Bustamante: "Nadie te demanda por contar una verdad"

Europa Press

Tiempo de lectura: 5' Actualizado 10:53

MADRID, 7 (CHANCE)

Ares Teixidó no ha querido faltar a la inauguración del nuevo restaurante japonés HAHA, propiedad de las hermanas Rebeka Brown y Ruth Jiménez. Feliz por los éxitos de sus amigas, la presentadora acudió acompañada por su pareja, un joven que no tiene nada que ver con el mundo mediático en el que ella se mueve.

Prohibida la reproducción total o parcial de esta noticia, aun citando su procedencia. Puedes disponer de ella contactando con Europa Press Televisión y Reportajes (+34 91 350 08 10).

Y es que tras su complicada relación con David Bustamante, Ares encontró la estabilidad al lado de este amigo de toda la vida. Además, la propia Teixidó nos ha explicado a las cámaras de Europa Press que no ha recibido ninguna demanda por parte del cantante cántabro.

CHANCE: Una noche especial no le podías fallar a Ruth.

Ares Teixidó: Una noche muy especial para Ruth, para su hermana Rebeca y para todos los que estamos aquí acompañándoles en un día tan bonito. Yo he seguido este proyecto desde el inicio y estoy muy emocionada. Feliz por ellas y por este sueño cumplido.

CH: ¿Cómo te encuentras con tu tema del azúcar?

A.T: En realidad ya voy aprendiendo cada vez más, podemos comer de todo pero siempre contando las raciones de carbohidratos. Lo que me resulta complicado ahora, que llevo cuatro meses desde mi diagnóstico, es salir de casa. En casa, tú tienes las medidas, tu báscula y es más fácil. La alimentación es básica para que tu azúcar se estabilice y fuera es complicado pero hoy era una noche especial.

ARES TEIXIDÓ: "LA HISTORIA CON MI CHICO ES MUY ESPECIAL"

CH: Te hemos visto que has venido bien acompañada, con tu novio.

A.T: Para mí, mi chico es un ángel y estaré siempre agradecida, siempre le digo 'yo sola no hubiese podido' y me dice 'claro que hubieses podido'. Una siente que con la ayuda de alguien como él, que te ayuda, te apoya y te cuida, es más fácil.

CH: ¿Cuánto tiempo lleváis?

A.T: Nos hemos ido a vivir juntos, la historia con mi chico es muy especial, es un amigo mío de hace muchos años, tenemos una amistad que está desde hace años. Yo le contaba mis penas, él me contaba las suyas, tal vez sea demasiada información para ser pareja pero él ha sido siempre mi apoyo y yo el suyo. Un día dijimos: "¡Nos hemos enamorado!".

CH: Alguna vez le has contado algo de Bustamante.

A.T: Cuando yo estaba soltera, pues era mi amigo y le contaba mis cosas. Ahí estaba él siempre.

CH: ¿Por qué decidiste hablar de lo que había pasado entre tú y David?

A.T: Cuando a mí me diagnostican diabetes, mis prioridades cambian y de pronto siento la necesidad imperiosa de contarle al mundo vía una revista que lo que me pasa es esto y no tiene nada que ver con un trastorno alimenticio como se había dicho. El hecho de que mi páncreas deje de funcionar y deje de segregar insulina implica que tira de la grasa de mi cuerpo para sobrevivir, yo me estaba comiendo a mí misma. Yo no era consciente de que me pasaba algo, un día me pesé y veo 45 kilos y medio y ese día dije, vale me pasa algo. Nunca he pesado menos de 50 kilos ni con 15 años. Cuando me diagnostican, la revista se pone en contacto conmigo y digo, lo voy a contar. Una vez allí relativizas todo, todo lo que ha pasado te parece una gilipollez al lado de una enfermedad y me sentí cómodA y conté lo que visteis. Me sentó liberada, sí. Yo cuento mi vida cuando yo decido contarlo. Cuando yo me sentí muy forzada a contarlo la situación en ese momento era muy diferente a la de ahora, ya estaba acabado, ya no me afectaba, ya no me dolía, yo tenía que liberarme de ese lastre. Yo decido cuando cuento mis cosas, las cuento cuando ya no duelen, un error o no, pero ya no me afectan, ya no me escondo. Yo no he criticado a nadie, se han dicho barbaridades pero las mismas barbaridades que se decían cuando no lo había contado.

ARES TEIXIDÓ: "DAVID BUSTAMANTE SERÁ UNA PERSONA QUE PASÓ POR MI VIDA"

CH: Pero te hemos preguntado muchas veces, muchas barbaridades que han dicho de ti, se te ha ninguneado.

A.T: La prensa creo que se ha equivocado conmigo, yo no he querido defenderme. Opciones tenía, opciones se me ofrecían, mucho dinero para contar mi verdad y siempre dije que no hasta ese momento. No hay diferencia entre lo que se dijo cuando no lo contaba a cuando lo he hecho. Da igual lo que hagas, lo que digas, lo que sientas, siempre está mal. Lo importante para mí es haber hecho un cambio de chip, me da igual. Te afecta profesionalmente, por supuesto, pero tengo la conciencia tan tranquila. Fue durísimo pero la historia con la prensa sobre todo, todo lo que soporté, todo lo que dijeron... me gustaría que vinieran todos los que hablaron en ese momento. Nadie te demanda por contar una verdad, nunca he estado tan segura de que nadie me iba a demandar, de pronto había periodistas y programas diciendo que me iba a demandar, mentira, otra de tantas. No tengo ningún problema con ningún programa, con ningún periodista ni con nadie pero sí que siento que se cuentan las cosas de una forma muy distorsionada, se va a machacar a la persona en cuestión por una razón que desconozco. Lo he vivido, lo he pasado y ya está, estoy en un punto en el que ya no me afecta nada.

CH: Ahora existe una amistad o es nula.

A.T: Yo me lo voy a guardar eso, lo único que te puedo decir es que es una personas que admiro muchísimo profesionalmente, que se viene un discazo brutal y ya está. Será una persona que pasó por mi vida.

CH: Pero le guardas un bonito recuerdo.

A.T: Yo siempre, en el sentido de que... Bueno, no me quiero soltar. Al final es aprendizaje, cuando miras atrás dices: "¡Qué bien, ya está, no guardas rencor, rabia ni nada!".

CH: Él dio una entrevista y unos titulares era 'hace mucho tiempo que no doy un beso de verdad'.

A.T: Todos mentimos cuando nos viene en gana. No lo sé, yo no soy él, yo te puedo hablar por mí.

CH: Pero qué sentiste tú.

A.T: Paralelamente cuando se pactan cosas, cuando se cuentan cosas... cada realidad de puerta para adentro en una casa es otra.

CH: Después de haberlo contado todo, ¿Se podía enfadar?

A.T: En mi vida siempre he sido más de proteger al prójimo que a mí misma, llegó un momento que yo decidí actuar de forma unilateral decir, hasta aquí. Ahora me cuido yo, ahora cuento yo hasta donde quiero contar.

CH: ¿Sabes si él se enfadó?

A.T: Yo creo que todo bien, yo le deseo a David todo lo mejor, se lo merece, es un currante, es buena gente a rabiar y poca cosa más.

CH: Se dijo que según Bustamante lo que habías contado en la entrevista no era así.

A.T: Esas cosas las sé yo y las sabe él. Nadie más.

Lo más