DÍA REFUGIADO

Amnistía pide un Gobierno que aparque las políticas migratorias ambiguas

Amnistía Internacional ha exigido al nuevo Gobierno que debe aún formarse que abandone las políticas migratorias "ambiguas" y dé "un paso al frente" para proteger de manera adecuada a las personas migrantes y refugiadas.,La organización de derechos humanos ha querido trasladar este mensaje en un comunicado aprovechando que mañana se celebra el Día Mundial de los Refugiados, que coincide además con el inicio del verano, momento en el que habitualmente se incrementan el núme

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:30

Amnistía Internacional ha exigido al nuevo Gobierno que debe aún formarse que abandone las políticas migratorias "ambiguas" y dé "un paso al frente" para proteger de manera adecuada a las personas migrantes y refugiadas.

La organización de derechos humanos ha querido trasladar este mensaje en un comunicado aprovechando que mañana se celebra el Día Mundial de los Refugiados, que coincide además con el inicio del verano, momento en el que habitualmente se incrementan el número de llegadas de inmigrantes.

El nuevo Gobierno tendrá que decidir si sigue manteniendo una posición ambivalente en sus políticas migratorias o si da un paso al frente para proteger de manera adecuada a las personas migrantes y refugiadas, ha subrayado el director de Amnistía en España, Esteban Beltrán.

Amnistía desea ver cómo, "al menos, lleva a cabo una reforma" que elimine la disposición de la Ley Mordaza que permite llevar a cabo devoluciones en caliente, de las que España practicó 658 el pasado año, asegura.

Recuerda así que "Marruecos no es país seguro para estas personas" y considera que la reactivación del acuerdo de 1992 sobre expulsiones "es una muestra más de unas políticas de externalización" que pretenden hacer de países como éste o Libia "guardianes para contener la migración y mantener la Fortaleza Europa cerrada a cal y canto".

Mientras desarrollaba un "discurso solidario" ante Europa con la acogida de los 629 inmigrantes del Aquarius el verano pasado o hacía anuncios "esperanzadores" como la retirada de las concertinas, el Gobierno ha tomado medidas "preocupantes" como el bloqueo de los barcos Open Arms y Aita Mari, censura.

A lo que se suma que las solicitudes de asilo están "colapsadas" y hay más de 100.000 pendientes de resolver.

España tiene que ser de una vez por todas un país de acogida en el que las personas refugiadas puedan solicitar asilo y tengan acceso a una verdadera protección. No es solo una cuestión de solidaridad, es una obligación que tienen todos los estados firmantes de tratados internacionales como la Convención de Ginebra, zanja Beltrán.

Otras organizaciones se han sumado a la celebración de este día; así, la Red Migrantes con Derechos integrada por la Comisión Episcopal de Migraciones, Cáritas, Confer y Justicia y Paz ha instado a los líderes españoles y mundiales a fortalecer su compromiso con estas personas y a generar mecanismos de protección.

Hay más de 1.000 millones de personas en el mundo que están en movimiento y, de ellas, 70 millones han tenido que abandonar sus hogares debido a situaciones de violencia, guerras o desplazamiento; muchas se convierten en objetivo de las redes de tráfico y trata de personas, recuerda la Red.

Mientras eso ocurre, avanza la "represión" contra la inmigración irregular y la estigmatización de la asistencia humanitaria.

"Este ambiente hostil, al que no son ajenos determinados discursos políticos, genera un efecto paralizante en la solidaridad y alimenta aún más los relatos tóxicos y negativos sobre la migración", lamentan estas organizaciones.

World Vision denuncia además que más de la mitad de los refugiados son niños, que siguen siendo "ignorados, maltratados y olvidados".

"¿Por qué los niños refugiados no son la prioridad número uno de todos, todos los días? El aumento de la fragilidad, el conflicto, la pobreza y la desigualdad han provocado que hoy en día haya más refugiados en el mundo que después de la Segunda Guerra Mundial", ha censurado esta ONG.