CONGRESO EDUCACIÓN

Alkeline Van Lenning: “No me gustan los grandes héroes autoproclamados”

La decana del University College de Tilburgo, Alkeline Van Lenning no cree en los grandes héroes autoproclamados y pide mirar a los Estados Unidos, y a ese héroe autoproclamado que es Trump.,Por ello, en una entrevista concedida a Efe, pide mirar a héroes más pequeños, como cualquier persona, gente que hace cosas corrientes y fijar la vista para aprender de ellos, y hacerlo sin presión por ser grande. Los pequeños héroes fallan, pero enseñan a luchar por el bien

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:36

La decana del University College de Tilburgo, Alkeline Van Lenning no cree en los grandes héroes autoproclamados y pide mirar a los Estados Unidos, y a ese héroe autoproclamado que es Trump.

Por ello, en una entrevista concedida a Efe, pide mirar a héroes más pequeños, como cualquier persona, gente que hace cosas corrientes y fijar la vista para aprender de ellos, y hacerlo sin presión por ser grande. Los pequeños héroes fallan, pero enseñan a luchar por el bien común.

Van Lenning ha sido una de las principales invitadas dentro del Congreso "Cuidar de las almas: ¿pueden los textos core educar el carácter?", que se ha celebrado esta semana en la Universidad de Navarra.

La decana y experta en educación interdisciplinar cita en especial a los jóvenes de hoy, que están inmersos en grandes luchas, como el cambio climático, política..., y es a ellos a quienes anima a mirar y revisar para aprender valores fundamentales en la vida de las personas.

Una de las facultades que Van Lenning considera positiva de estos héroes pequeños es que no hacen las cosas solos, sino que necesitan de otras personas, lo que "obliga a comprometerte con otras personas, a compartir puntos de vista en momentos en que no hay acuerdo total, incide.

La experta apunta a la enorme digitalización como catalizador de que cada vez sea más difícil concentrarse en una acción, o poder tener tiempo para pensar.

De hecho, se reconoce víctima de ella ya que solo es capaz de concentrarse en leer un libro en una casa de campo en medio del bosque, sin televisión, sin conexión y sin cobertura.

Leer no es ver una serie, necesita tiempo y requiere de concentración, añade, para resaltar a continuación la satisfacción que produce acabar un libro que es similar a llegar a la cima de una montaña, donde puedes ver todo el paisaje y sentarte a disfrutar de él y anima a hacerlo porque hasta que no experimentas esa satisfacción no sabes lo que es.

Por ello, anima a que se pueda entrenar la mente al mismo nivel que se entrena el cuerpo. Si somos capaces de salir a correr, de ir al gimnasio, cuidar nuestro cuerpo, ¿por qué no hacemos lo mismo con nuestra mente?, pregunta.

Considera que los jóvenes, a quienes cree que se les echa demasiado la culpa de las cosas, tienen una lucha actual constante con la concentración y con poder mantener el foco en una sola acción, algo que, reconoce, le ocurre a menudo también.

Estamos acostumbrados a tener nuestra atención dispersa en varias cosas al mismo tiempo y, agrega, esto nos hace ponerle menos interés a todo lo que hacemos, pero lo explica por la sociedad hiperactiva y competitiva que lleva a mantener la atención en diversos asuntos al tiempo. EFE

1011912

amc/mg/ps

Lo más