ALERGIAS AVIACIÓN

Alergólogos piden colaboración a aerolíneas para minimizar problemas en vuelo

Los alergólogos han pedido hoy la colaboración de las compañías aéreas para conseguir minimizar los casos de personas que sufren un shock anafiláctico durante un vuelo, y que se haga un registro exhaustivo de estas incidencias, inexistente en la actualidad.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 06 abr 2018

Los alergólogos han pedido hoy la colaboración de las compañías aéreas para conseguir minimizar los casos de personas que sufren un shock anafiláctico durante un vuelo, y que se haga un registro exhaustivo de estas incidencias, inexistente en la actualidad.

La doctora Victoria Cardona, jefa de Alergología del Hospital de la Vall d'Hebron, de Barcelona, ha hecho hoy estas consideraciones en rueda de prensa, durante la presentación de un artículo científico publicado en el World Allergy Organization Journal sobre este tema, en cuya elaboración ha participado.

La Organización Mundial de la Alergia (WAO, por sus siglas en inglés) ha hecho una serie de recomendaciones, tanto a las compañías aéreas como a los pasajeros, para prevenir y combatir una reacción alérgica grave en un vuelo comercial.

Estas recomendaciones se han recogido en el citado artículo científico, en el que se indica que uno de cada 11.000 pasajeros ha sufrido un problema médico en vuelo o uno de cada 604 vuelos.

Cardona ha indicado que sería recomendable que los aviones dispusieran de un kit básico de medicación contra las alergias y que los auxiliares supieran afrontar una asistencia inicial básica con la medicación que suelen llevar encima las personas que padecen este problema de salud.

El objetivo último, ha precisado la jefa de Alergología de Vall d'Hebron, es mejorar la seguridad en los aviones de los pacientes con alergias.

"Se intentó contactar hace unos años con las aerolíneas y la respuesta fue muy baja", ha indicado, para añadir que obtener información sobre emergencias médicas en los aviones "es muy difícil" porque no existe un registro obligatorio exhaustivo, aunque lo volverán a intentar, ha anunciado.

Las reacciones alérgicas más graves (conocidas como shock anafiláctico) son potencialmente mortales, ya que se trata de reacciones que afectan todo el organismo y se manifiestan rápidamente y en pocos minutos.

Producen síntomas cutáneos típicos de la alergia, respiratorios como el ahogo, o cardiovasculares, con caída de tensión y pérdida de conocimiento y, en casos muy extremos, pueden causar la muerte de la persona.

Cuando se produce una reacción alérgica grave es fundamental saber reconocer los síntomas y actuar rápidamente, con una inyección intramuscular de adrenalina.

"El problema todavía es más grave si una persona sufre una anafilaxia durante un vuelo y no lleva adrenalina para autoinyectarla o no puede recibir la asistencia médica adecuada urgentemente", ha considerado.

De ahí las recomendaciones de los alergólogos y su petición de colaboración y concienciación "a todas las partes implicadas, que pueden mejorar la situación actual".

Los viajeros también han de ser conscientes, ha añadido la especialista, del lugar al que viajan, con qué dieta se pueden encontrar e intentar traducir los alimentos posiblemente perjudiciales, ir a ver a su médico antes de viajar y llevar encima su kit de emergencia.

Lo más