SUCESOS ATROPELLO

ADN permite detener autor atropello de ciclista en Huesca dos meses después

Una prueba de ADN ha permitido identificar y detener a un conductor que atropelló a un ciclista en un camino que une el pequeño núcleo de Chimillas con la ciudad de Huesca y se dio a la fuga, dos meses después de producirse el accidente.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:09

Una prueba de ADN ha permitido identificar y detener a un conductor que atropelló a un ciclista en un camino que une el pequeño núcleo de Chimillas con la ciudad de Huesca y se dio a la fuga, dos meses después de producirse el accidente.

Según informa la Dirección General de la Policía, los restos orgánicos hallados en el parabrisas de una furgoneta estacionada en una vía pública de Huesca que presentaba signos compatibles con el accidente han llevado a la detención del sospechoso.

El atropello se produjo el pasado 1 de junio, cuando un ciclista fue arrollado por una furgoneta que circulaba en sentido contrario y a gran velocidad por el referido camino vecinal.

A consecuencia del impacto, el ciclista quedó tendido inconsciente sobre la calzada, sin ser atendido por el conductor de la furgoneta, que huyó del lugar sin alertar ni a los servicios médicos ni a los policiales.

La víctima, que fue arrollada en su propio carril, fue avistada instantes más tarde por otros dos ciclistas, quienes dieron aviso a los servicios sanitarios para su traslado al Hospital San Jorge de Huesca, donde fue atendida de diversos traumatismos.

El dispositivo establecido por la Policía Local de Huesca permitió la localización de una furgoneta estacionada en la ciudad con un fuerte impacto en el parabrisas que presentaba restos orgánicos y evidencias compatibles con los del atropello sufrido por el ciclista.

Las muestras fueron remitidas a un laboratorio para su análisis al tiempo de que un grupo de investigadores de la Policía Nacional iniciaba una investigación para identificar al conductor de la referida furgoneta.

Las pruebas de ADN practicadas confirmaron que los restos orgánicos pertenecían al ciclista atropellado, lo que motivó la detención, el pasado 1 de agosto, el conductor de la furgoneta por presuntos delitos de lesiones y de omisión del deber de socorro.

Según las fuentes citadas, la omisión del deber de socorro está castigada con penas de 6 a 18 meses de prisión, que pueden aumentar hasta los 4 años en el caso de que el accidente se deba a una imprudencia.

Lo más