FEMINISMO JORNADAS (Crónica)

Activistas migrantes, gitanas y trans abogan por un feminismo diverso

Las voces de las activistas migrantes, indígenas, gitanas y transexuales reivindican su lugar en un feminismo diverso, en una sociedad en la que sienten que no solo sobrevuela la sombra del patriarcado, sino también la del racismo estructural.,El eurocentrismo en el feminismo y la identidad de género han sido algunos de los puntos articuladores de los debates de las primeras Jornadas Internacionales Feministas que traen hoy y mañana a Zaragoza a algunas de la

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 18:10

Inés Escario

Las voces de las activistas migrantes, indígenas, gitanas y transexuales reivindican su lugar en un feminismo diverso, en una sociedad en la que sienten que no solo sobrevuela la sombra del patriarcado, sino también la del racismo estructural.

El eurocentrismo en el feminismo y la identidad de género han sido algunos de los puntos articuladores de los debates de las primeras Jornadas Internacionales Feministas que traen hoy y mañana a Zaragoza a algunas de las figuras más influyentes en este ámbito.

Son voces como las de las políticas Cristina Narbona o Ada Colau, la de la escritora Almudena Grandes o las de las periodistas Pepa Bueno, Soledad Gallego-Díaz o Rosa María Calaf, quienes también darán sus voces al coro de feminismo de las Jornadas.

Son nombres propios que no se escuchan tan a menudo en los foros feministas con más difusión. Son la escritora Salma Amazian o la activista de Gitanas Feministas por la Diversidad María José Jiménez. Sus voces proclaman: "El feminismo será antirracista o no será".

Tal y como ha explicado Amazian, marroquí y musulmana, todavía existe "islamofobia" en forma de racismo estructural. Y desde la experiencia de Jiménez, este movimiento, en su forma mayoritaria, tiene que plantearse algunas cuestiones, puesto que el "yo te creo" se convierte en "yo te callo" cuando se trata de "las gitanas, las negras, las racializadas".

La abogada Lorraine Leete, coordinadora de Lesbos Legal Centre, entidad que denuncia las vulneraciones de derechos humanos contra los refugiados de la isla, ha resumido esta apuesta sonora por el feminismo diverso: "No hay feminismo si dejamos fuera de nuestra lucha a las personas migrantes y refugiadas. Si queremos cambiar el mundo con el feminismo debemos unir nuestras fuerzas contra todas las políticas de represión".

Un doble peso de la discriminación que conoce bien la refugiada keniana Elizabeth Ngari, cofundadora de 'Women in Exile', una iniciativa creada en Alemania en 2002 por mujeres refugiadas para luchar por sus derechos.

Para Ngari, el movimiento feminista tiene que trabajar en la solidaridad, puesto que todas las luchas y todos los casos están interconectados.

"Pensamos que el movimiento feminista nos podría ayudar porque ya han luchado y ganado algunas cosas: ¿Por qué tenemos que empezar desde cero?", se ha preguntado la activista en cuanto al papel de las mujeres migrantes, para añadir que "cuanto más cierren las fronteras, más van a luchar los refugiados buscando maneras de salir".

Y cuando ha llegado el momento de abordar el papel del colectivo transexual, la profesora de Derecho en la Universidad de Valladolid y activista Marina Sáenz ha sido clara: "Me toca hablar de mujeres que todavía están reivindicando incluso el derecho a ser reconocidas".

"En 67 países soy una delincuente potencial y en ocho se me puede aplicar la pena de muerte. En España abandonamos el código penal en el año 94", ha evidenciado la activista transexual.

Sáenz ha llamado la atención sobre el escándalo que supone que un colectivo tan pequeño -que representa a una de cada 40.000 personas- reúna una concentración de violencia tan grande.

Ha recordado que cuando las primeras sufragistas consiguieron el voto fue censitario y entonces "no estaban pensando en las indígenas, en las negras o en las criadas". Ha instado a terminar de incluir a todas las mujeres en un feminismo plural y abierto.

Todo ello en el marco de un foro en el que no solo se ha mirado a norte y a sur, a este y a oeste, sino que también se ha echado la vista atrás para hablar de "Mujer y memoria: contra el olvido, justicia y reparación".

Un debate en el que se han unido más voces como la de la comunicadora e integrante de la Iniciativa Colectiva por los Derechos Humanos de las Mujeres Esterilizadas en Perú Sara Cuentas, la periodista Cristina Fallarás, la activista gitana Alexandrina Moura Da Fonseca y la directora Ejecutiva del Museo Sitio de Memoria ESMA de Argentina, Alejandra Naftal.

Voces que traen las memorias de las mujeres asesinadas y desaparecidas en la dictadura argentina, las rapadas en España, las esterilizadas en Perú, las gitanas esclavizadas, las africanas sin derechos. Ecos para construir un futuro más justo y un feminismo más diverso. EFE

iel/aag/jdm

1011650

Lo más