España en fiestas

La Virgen submarina de Algeciras

La tradición y la imaginación se dan la mano en el mes de agosto para convertir España en una fiesta. Aquí te iremos contando no las más importantes y con más renombre, sino, sólo, algunas de las más singulares

La Virgen submarina de Algeciras. Ayuntamiento de Algeciras

La Virgen submarina de Algeciras. Ayuntamiento de Algeciras

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:24

15 agosto Hoy, miles de personas esperan en la playa “El Rinconcillo”, en Algeciras (Cádiz), a que su Virgen de la Palma, con el Peñón de Gibraltar en lontananza, sea traída a tierra, desde la cueva submarina en la que permanece todo el año, en el fondo de la bahía, en una fiesta declarada de Interés Turístico de Andalucía en 2014. Los submarinistas la rescatan de la cueva y en una vistosa romería marina, la acercan a tierra, en torno a la una de la tarde. Allí, empieza la procesión hasta la Plaza de la Virgen, donde será venerada hasta la medianoche, momento en el que, a la luz de los fuegos artificiales marítimos y terrestres, es devuelta a su gruta donde permanecerá hasta el año siguiente, a 15 metros de profundidad y vigilada por los buzos que bajan cada mes a limpiarla y a comprobar que continua en su lugar y que las corrientes marinas no la han desplazado. Cuenta la leyenda, que la devoción a la Virgen de la Palma tiene sus orígenes en el siglo XVII cuando un barco atracó en el puerto para refugiarse de un temporal. Durante varios días, cada vez que el barzo intentaba zarpar, un nuevo temporal se lo impedía hasta que, según la historiadora Ana Gómez, abrieron una caja y sacaron la imagen de la Virgen, momento en que las aguas se calmaron. Interpretaron que la Virgen quería quedarse en Algeciras y así fue. Aquella imagen, que llevaba una palma en la mano, se ha convertido en la patrona de la localidad y hoy, en centro de atención por mar y tierra. Llegar a Algeciras, bien merece, además una visita a algunos de sus lugares emblemáticos, como La Iglesia Mayor Parroquial, en la Plaza Alta, donde se venera a la Virgen de La Palma, el Santuario de Nuestra Señora de Europa y el barrio de San Isidro, con pronunciadas calles de adoquines y casas blancas con rejas de hierro forjado, con la Capilla de San Isidro Labrador en el centro. Mención aparte, merecen las murallas medievales construidas en el siglo XIII y destruidas en el siglo XV por el sultán nazarí Mamad V que las dejó tan arrasadas, igual que la ciudad, que Algeciras estuvo deshabitada hasta el siglo XVIII cuando sería reconstruida partiendo de la vieja fortificación.

Lo más