MÁLAGA | El obispo emérito tenía 83 años

Último adiós a Antonio Dorado Soto

Este miércoles a las 13.00 horas tiene lugar en la Catedral la misa corpore in sepulto de Anonio Dorado Soto, obispo emérito de Málaga fallecido a los 83 años. Será enterrado en el templo catedralicio por decisión de la Diócesis de Málaga y Melilla.

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 16:53

Este miércoles a las 13.00 horas tiene lugar en la Catedral la misa corpore in sepulto de Anonio Dorado Soto, obispo emérito de Málaga fallecido a los 83 años. Será enterrado en el templo catedralicio. Dorado Soto ha fallecido a los 83 años. Estuvo al frente de la Diócesis de Málaga y Melilla durante 15 años, desde que fuera nombrado obispo en 1993 hasta el año 2008. La capilla ardiente era instalada el martes a las 13.00 horas y se puede visitar desde las 9.00 horas del miércoles, hasta la misa funeral Antonio Dorado Soto nació en Toledo y allí realizó sus estudios eclesiásticos. En 1970 era nombrado obispo de la Diócesis de Guadix y Baza y tres años después tomaba las riendas de la de Cádiz y Ceuta. En 1993, como decimos, se ponía al frente de la Diócesis de Málaga y Melilla. Al cumplir los 75, envió, como está estipulado, su renuncia al Papa y se convertía en obispo emérito en diciembre de 2008. Decidía vivir su retiro aquí en la ciudad. El delegado de Medios de Comunicación Social de la Diócesis de Málaga y Melilla, Rafael Pérez Pallarés, lo recuerda como una buena persona y más. “Era un buen cristiano, con una inteligencia extraordinaria, prueba de ello es toda su documentación y todos sus escritos e iniciativas que tuvo a lo largo de su pontificado, no sólo aquí, también en Guadix o en Ceuta”.   Rafael Recio fue presidente de la Agrupación de Cofradías de la Semana Santa de Málaga, etapa en la que Dorado Soto también fue obispo. Recio lo recuerda como un hombre apegado a la Semana Santa de una ciudad que no era la suya, pero que sí sentía como tal.   Reacciones también desde el plano institucional. Entre ellas, la del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. “Era un hombre muy cordial, muy afectuoso, muy identificado con Málaga, con su provincia, un hombre muy entregado y muy conocedor de toda la realidad de la Iglesia Católica en Málaga".

Lo más