alimentación

Tres faltas que quizás tengas en tu dieta

Imagen de archivo

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:05

Se trata del calcio, el magnesio y la vitamina D. Un porcentaje importante de los españoles no alcanzamos las actuales recomendaciones de su ingesta al contrario que ocurre con el fósforo, donde casi la totalidad de los ciudadanos se encuentran dentro de las referencias nacionales y europeas.

Estos son los principales resultados del estudio ANIBES "Ingesta diaria reportada, diferencias entre el consumo reportado y el nivel necesario para su adecuación y fuentes alimentarias de calcio, fósforo, magnesio y vitamina D en la población española", coordinado por el profesor Gregorio Varela-Moreiras, presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN).

  • La investigación, realizada a 2.009 personas de entre 9 y 75 años, constata que entre el 76 % y el 79 % de los participantes presentan consumos de calcio y magnesio menores al 80 % de las recomendaciones de ingesta diaria nacionales (en lo que respecta a las referencias a nivel europeo estas cifras fueron del 66 % y del 72 %, respectivamente).
     
  • Respecto a la vitamina D, el 94 % de la población señaló ingestas al 80 % de las recomendaciones a nivel nacional, cifra que es el 93 % respecto a los valores europeos, según el estudio, publicado en la revista científica internacional Nutrients. No obstante, el 85 % de las necesidades de esta vitamina se obtiene por irradiación solar, precisa el doctor Ángel Gil, catedrático de la Universidad de Granada y presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición (Finut).

La principal fuente de calcio para el total de la población fue la leche y los productos lácteos, seguidos de cereales y derivados y de verduras y hortalizas y, al contrario que en otros países de la Unión Europea, los pescados y mariscos representan una fuente importante para los españoles, especialmente en las franjas de edad de 18-64 años y de 65-75 años.

En el caso del fósforo, la leche y los productos lácteos son también la principal fuente alimentaria de este mineral, seguido por carnes y derivados, cereales y derivados y pescados y mariscos, mientras que el magnesio se obtiene principalmente a través del consumo de cereales.

En cuanto a la vitamina D, pescados y mariscos, huevos y leche y productos lácteos fueron las principales fuentes alimentarias

Lo más