Torra rechaza ir a los actos por el aniversario de la Constitución porque es "una prisión"

El presidente de Cataluña sostiene que la Carta Marga "permite el derecho a la autodeterminación", pero el Estado ha hecho una "interpretación restrictiva"

REUNIÓN SEMANAL DEL GOBIERNO CATALÁN

El presidente de la Generalidad, Quim Torra, en una imagen de archivo Alejandro García

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:33

El presidente de Cataluña, Quim Torra, ha rechazado, en una carta dirigida al Gobierno y a las Cortes, acudir a los actos institucionales del 40 aniversario de la Constitución, pues considera que la Carta Magna se ha convertido en "una prisión para la libertad de expresión y la capacidad de decisión de los ciudadanos".

Torra ha enviado una misiva a la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, y otra a los presidentes del Congreso y del Senado, Ana Pastor y Pío García-Escudero, respectivamente, para rechazar las invitaciones que le han hecho llegar para asistir a los actos institucionales del próximo 6 de diciembre.

El presidente catalán razona en las cartas, hechas públicas hoy, que la Constitución "no es motivo de celebración en Cataluña" ya que, desde hace "unos años", la carta magna, más que una "ventana a la democracia" se ha convertido, en su opinión, en "una prisión para la libertad de expresión y la capacidad de decisión de los ciudadanos".

Torra sostiene que la Constitución "permite y contiene un reconocimiento al derecho a la autodeterminación", pero el Estado ha hecho una "interpretación restrictiva, cerrada, antigua y que perpetúa injusticias" de la Carta Magna.

Así, "la imposibilidad constitucional ha sido una excusa sistemática de los gobiernos de cualquier color (político) para no encarar un debate democrático", ha añadido el presidente catalán.

En este sentido, ha denunciado que la Constitución "se ha utilizado como un arma arrojadiza y como una jaula" ante las aspiraciones de los soberanistas en Cataluña.

Torra cree que el pueblo catalán quiere "superar el marco constitucional español con la creación de una república independiente catalana" y, en este sentido ha remarcado en la misiva que él va a ser "fiel a este mandato democrático y pacífico".

Por ello, Torra rechaza participar en la celebración de un texto constitucional que, a su juicio, "nació de una transición del franquismo", que hoy en día aún "pervive" en España, ha añadido.

Torra sigue así la estela de sus predecesores Artur Mas y Carles Puigdemont, que cuando eran presidentes rechazaron participar en los actos anuales de conmemoración de la Constitución que se organizan el 6 de diciembre en Madrid.

El presidente catalán descarta también reunirse con el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, el próximo día 21 aprovechando la celebración en Barcelona del Consejo de Ministros y propone que éste acuda "expresamente" a la capital catalana otro día, con tiempo, para hablar "más allá de la foto".

No obstante, fuentes del Govern han aseverado que el Ejecutivo de Pedro Sánchez no ha comunicado formalmente esta propuesta, ni tampoco ha respondido a la oferta que trasladó Quim Torra de celebrar el 21 de diciembre una reunión de los dos gobiernos.

En todo caso, las mismas fuentes de la Generalitat han avanzado que Torra no va a aceptar un encuentro con Sánchez tal como se plantea desde el Gobierno el próximo 21 de diciembre, porque consideran que sería solo "una fotografía" aprovechando el desplazamiento a Barcelona con motivo del Consejo de Ministros.

En este sentido, las fuentes resaltan que Sánchez está invitado a acudir al Palau de la Generalitat en cualquier otra fecha si es que se desplaza "expresamente" a Barcelona para reunirse con Torra. Así, desde el Govern, plantean un encuentro en el que ambos presidentes puedan hablar "largo y tendido", tantas horas como sea necesario, de los asuntos que quedaron pendientes en la anterior cita en el Palacio de la Moncloa. 

Lo más